¿Cómo nos recuperaremos y continuaremos avanzando?

Trabajar con el máximo de esfuerzo, agilidad y sensibilidad durante la etapa de recuperación, constituye la respuesta más eficaz para minimizar las significativas afectaciones que dejaron en la provincia de Granma las intensas lluvias asociadas a la tormenta tropical Eta.

Así lo afirmó en este territorio el vicepresidente cubano, Salvador Valdés Mesa, durante una visita de trabajo para constatar los daños ocasionados por el evento hidrometeorológico y las acciones que se llevan a cabo para restablecer los servicios básicos y recuperar las infraestructuras.

En un encuentro con el Consejo de Defensa Provincial (CDP) y directivos de varios sectores, Valdés Mesa conoció que las principales afectaciones en el territorio se concentran en los viales y puentes de acceso de numerosas comunidades.

Michel Tejeda Acuña, coordinador de programas y objetivos del Gobierno en Granma, precisó que los municipios con el mayor número de reportes son Pilón, Media Luna, Manzanillo, Buey Arriba y Bartolomé Masó. Asimismo, mencionó la afectación sufrida en un tramo de 1,5 kilómetros en la vía de interés nacional Bayamo-Las Tunas.

Francisco Escribano Cruz, vicepresidente del CDP, señaló que aun cuando se labora para restablecer en el menor tiempo posible los viales, algunas de estas obras de fábrica y puentes ameritan de un programa constructivo más complejo, que de forma paulatina proponga acciones duraderas.

Por otra parte, se informó que de las 127 viviendas dañadas, habían sido resueltas 83, quedando pendientes 39 derrumbes parciales de techos y paredes, y cinco derrumbes totales.

En ese sentido, el Vicepresidente insistió en la necesidad de atender con prioridad ambos programas que inciden en la calidad de vida de la población, y de buscar soluciones efectivas, de acuerdo con los recursos disponibles.

Al mismo tiempo, resaltó la prontitud con la que se restablecieron aquí los servicios básicos, al conocer que los más de 13 700 granmenses afectados por averías eléctricas ya disponen de la corriente en sus hogares y que se ha mantenido estable la entrega de agua potable a los habitantes de la cabecera provincial, Bayamo, tras interrumpirse la entrega del preciado líquido por la red, al quedar inactiva la planta potabilizadora de la urbe (que aún perjudica a unos 9 000 bayameses), y en la cual se trabajaba, al cierre de esta nota, para su restablecimiento hoy.

Con serias afectaciones en el tabaco, el arroz y en los cultivos varios, el sector agrícola granmense emprende intensas jornadas de cosecha, recuperación de granos y proyección hacia nuevas siembras como respuesta ante los perjuicios de Eta.

Valdés Mesa, al evaluar la situación de la agricultura, dijo que hay que redoblar esfuerzos en la siembra de la campaña de frío y aprovechar la disponibilidad de agua en los embalses del territorio, para asegurar plantaciones como el maíz, que sustituye la importación de alimento animal. También indicó acelerar las acciones de recogida del café y estimular la cosecha para evitar en lo adelante pérdidas del grano, el cual aporta a la exportación y a la industria nacional.

«Aunque Eta aquí ha causado estragos, se aprecia prontitud en la recuperación, pero hay que continuar trabajando con agilidad, energía y sensibilidad», apuntó Valdés Mesa.

Como parte de la visita de trabajo el dirigente cubano recorrió, además, áreas afectadas de los municipios de Pilón, Manzanillo y Bartolomé Masó, al mismo tiempo que viceministros de los ministerios de la Construcción, y Economía y Planificación, de conjunto con el vicepresidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Javier Toledo Tápanes, visitaron otros territorios con afectaciones en los cultivos, los viales y los recursos hídricos.

El Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; el primer ministro, Manuel Marrero Cruz; el vicepresidente, Salvador Valdés Mesa, y miembros del Consejo de Ministros, realizaron este jueves un recorrido por diferentes provincias del país. Foto: Estudios Revolución

TRAS LAS LLUVIAS, SE IMPONE PRODUCIR ALIMENTOS

Previamente, el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, precisó en Santiago de Cuba que ante la poca magnitud de las afectaciones ocasionadas por las fuertes lluvias de la tormenta tropical Eta, la prioridad de los pobladores debe centrarse en el aprovechamiento de esas aguas para impulsar la producción de alimentos.

Con anterioridad a un recorrido por el municipio costero de Guamá y por el polo productivo de Laguna Blanca, en Contramaestre, acompañado de las autoridades santiagueras, Valdés Mesa escuchó aquí un informe sobre los daños registrados, fundamentalmente, en carreteras, caminos, algunos cultivos, y la cosecha de café en pleno desarrollo.

Según expuso la gobernadora de la provincia, Beatriz Johnson Urrutia, dado el alto nivel de las precipitaciones y crecidas de ríos, cerca de 8 000 personas fueron protegidas en casas de familiares y vecinos, mientras que los 11 embalses principales acumulan un 85 % de su capacidad de llenado, y solo restaron por llenarse las presas Parada, en esta ciudad, y Mícara (Segundo Frente).

A causa de la crecida de ríos y los deslizamientos de tierra, 21 asentamientos poblacionales quedaron incomunicados, y aún se mantiene afectado en Guamá el paso en la carretera Granma, a la altura de Palma Mocha, pero en todos los casos se ha mantenido el abastecimiento de alimentos, mientras que de las interrupciones eléctricas restaba una por resolverse en Palma Soriano.

La agricultura reportó afectaciones en 353 hectáreas de cultivos varios que, excepto la pérdida del frijol, se cosechan de inmediato, y en el caso del café se estiman 14 000 latas del grano en el suelo y unas 30 000 latas maduras, que en ambos casos requieren la rápida recogida para lograr el control del esperado pico de maduración del cerezo.

«Tenemos una situación muy tensa en el café –apuntó Valdés Mesa–, y la producción nacional ha dado una buena respuesta a la sustitución de importaciones del rubro, de ahí que en todo este proceso de acopio y beneficio del grano debe preverse la solución de cualquier problema presentado no solo en la recolección, sino a lo largo de toda su ruta crítica.

«Ha sido un golpe duro a la producción de alimentos –agregó–, pero nos dejó agua y hay que aprovecharla en el riego de plantaciones, y en el caso de los restantes cultivos se impone cumplir la campaña de siembra de frío, hacer una buena siembra de maíz y frijol que sustituya importaciones, y evitar mediante el laboreo el enyerbamiento en los campos».

Similar información sobre su territorio brindó el gobernador en la provincia de Guantánamo, Emilio Matos Mosqueda, quien señaló que, a pesar de la intensidad de las lluvias, los embalses apenas presentan el 58 % de llenado, y el problema principal del abasto a la población está en la turbiedad del agua entregada, de ahí que 17 000 personas la reciban por carros-cisternas.

Ligeros fueron los daños en los cultivos varios del territorio más oriental, pero el mayor golpe se observa en la campaña del café con 12 540 latas del grano goteadas en los campos, y otras 45 200 latas del cerezo maduro en las plantaciones, fundamentalmente en el municipio de Maisí, donde, como en otros, se vuelca masivamente la población para preservar una cosecha de muy buena calidad.

Para una y otra provincia, el vicepresidente cubano reiteró que junto a la total recuperación y la producción de alimentos, no se puede ceder un milímetro en el enfrentamiento a la COVID-19, pues si bien estamos seguros de superar los efectos de los eventos meteorológicos, tenemos que redoblar la exigencia y la disciplina en el cumplimiento de los protocolos establecidos ante la pandemia.

Municipio de 157 kilómetros de costas al sur y la imponente Sierra Maestra al norte, Guamá, con sus 22 ríos y 32 arroyos que lo convierten en el que más posee en el país, registró los mayores daños en la provincia santiaguera, de ahí que al iniciar su recorrido Valdés Mesa conociera en el consejo popular de Bahía Larga el efecto de las aguas del río Sevilla en la ganadería.

Al otro lado del poblado cabecera de Chivirico, Valdés Mesa visitó la finca El Palmar, del productor de carne de cerdo Raudelis Cuza Rodríguez. Su propiedad fue embestida por las aguas del río Guamá, que destruyó dos viviendas, derribó varias palmas y arrastró cultivos, pero dada la tenacidad de este hombre, familiares y vecinos, no pudo llevarle ni uno de sus 200 cerdos.

«Ustedes merecen una felicitación –les dijo–, porque están trabajando muy fuerte por recuperarse y porque demostraron mayor sentido de pertenencia que los trabajadores de la vaquería de Sevilla, al rescatar y llevar a lugares seguros, en medio de la crecida, a todos sus animales, mientras que aquellos dejaron perder nada menos que 11 novillas».

Para cerrar la mañana de intenso trabajo, el Vicepresidente de la República llegó hasta el polo productivo de Laguna Blanca, donde tras apreciar la atención a cultivos de maíz destinado a la sustitución de importaciones y la preparación de tierras para la siembra de otras variedades de alimentos, intercambió en la finca La Gladis con el productor Eusebio García Ávila y su hijo Joan Daniel García Naranjo.

Luego de reconocer sus resultados en las seis hectáreas plantadas de maíz, yuca, tomate, frijol y cebolla, definió que «aquí es donde hay que resolver la comida de Santiago de Cuba, aquí hay que sembrar y hacerlo rápido, sembrar y sembrar para no darle chance a la yerba, y sembrar mucho maíz para bajar las importaciones.

«Vamos a salir de frente del cerco, del acoso y del bloqueo imperial –enfatizó–, y también saldremos adelante frente a los fenómenos meteorológicos. El país está afectado, las pérdidas en el centro y parte de occidente son fuertes, pero nos recuperaremos y continuaremos avanzando».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *