Cuando el deber llama, hay que decir presente

Por primera vez, desde que tengo uso de razón, este fue un inicio de curso escolar atípico, sin precedentes. Es cierto que faltó en la mañana de este primero de septiembre esa tradicional gala cultural de bienvenida a la escuela, matizada por canciones, coreografías, poemas y en compañía de padres y familiares.

Hoy a los maestros se les hizo un tanto difícil identificar a sus alumnos, porque todos llevaban su nasobuco para protegerse, pero sin embargo, ya en las aulas los tonos de voz y las reacciones de los estudiantes, devolvieron ese ambiente de familiaridad escolar que sí caracteriza a los centros educacionales cubanos.

Aquí en el municipio de Jaruco, como en toda la nación, a partir de esta fecha los horarios de las escuelas serán distintos también. Ya los matutinos no serán en el área de formación, ahora las jornadas iniciarán directamente en las aulas, y desde ellas se escucharán cada mañana las estrofas de nuestro himno nacional. Luego llegarán las noticias del día, las efemérides, las indicaciones de los maestros y claro el acostumbrado pase de lista en el grupo.

El reinicio e inicio escolar demandará del apoyo de todos, alumnos, docentes y familiares, porque corresponde ahora cerrar un ciclo y comenzar uno nuevo.

Ante el llamado del deber, el estudio, los estudiantes dirán presente, y ahora en tiempos de coronavirus se unirán a esa gran batalla para evitar su propagación. Solo el tiempo, la responsabilidad, la consagración y el interés colectivo lograrán que nuestro país salga adelante y esta vez desde cada aula cubana.

En los próximos diez meses desfilarán por nuestras calles los uniformados estudiantes, y esta vez guardando la distancia, con coloridos y creativos diseños de nasobucos o mascarillas faciales.

Transitemos entonces por el sendero del conocimiento, el aprendizaje y el cuidado de nuestra salud. Logremos que el cierre del curso 2020-2021 sí amerite que alumnos, maestros y familiares nos podamos abrazar y celebrar un nuevo triunfo en nuestras vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *