Día del locutor

La radio es magia y la locución la posibilita. Ser locutor no es una actividad simple, se requiere de esfuerzo, preparación y dedicación. El primero de diciembre el locutor cubano está de fiesta, no solo por rendirle homenaje a aquella fecha del año 1954 en el que se encomiaba el intercambio de locutores en La Habana; se celebra porque todos los días, desde cualquier emisión le renuevan la vida al oyente.
Si se acerca un mal tiempo, si la Pandemia no nos permite salir y comunicarnos con el mundo, incluso si no tienes con quien hablar o a quien escuchar, el locutor está allí, donde le es más útil al oyente, a ese que mueve el dial para saber qué sucede en el mundo.

El primero de diciembre es el día escogido para reconocer y estimular a aquellos que, micrófono en ristre, colorean con su voz la programación radial y televisiva en todo el territorio nacional, y lo hacen con profesionalidad, elegancia y entrega total a tan respetable profesión.

En cada una de nuestras plantas radiales y televisivas laboran locutores, en una mezcla de juventud y experiencia, capaces de garantizar la calidad profesional requerida, y la formación de nuevos valores incorporados con esa faena, que requiere consagración, superación constante y entrega total.

A todos ellos llegue en este su día el mensaje de gratitud, admiración y respeto de su pueblo, que a diario los escucha y los identifica como sus voces preferidas. La felicitación y el abrazo múltiples a quienes hacen de la radio un sonido para ver.

La profesionalidad y sentido de pertenencia son cualidades que distinguen a los locutores de Radio Jaruco. Para ellos el poder de la palabra transmite alegrías, compañía, optimismo, familiaridad hacia un público que espera cada día la información oportuna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *