Flechados por #RadioJaruco

Un sonido, suerte de ráfaga de luz, entró a nuestra casa gracias a un radio del modelo VEF 206 que mi mamá tuvo el acierto de comprar a fines de la década de los años 70.

Marlene Caboverde

Fue así como #RadioJaruco llegó y lo cambió todo en nuestras vidas: destrozó el silencio, inundó los vacíos, coloreó los días y nos reinventó los sueños.

Lo fascinante para mí era el misterio, ese enorme abanico de voces y sonidos que me incitaba a imaginar. Y al compás de aquel concierto de amor aprendí a dibujar los rostros de Iraida, Sobeida, Pelly, Odalis, Idania, Denis y de muchos otros orfebres de la radio que mecieron mi mundo, como una madre a su bebé.

Recuerdo que a los quince años me compraron un radio de la marca selena y a partir de aquel instante ni Progreso ni siquiera Radio Reloj, impidieron que le fuera enteramente fiel a Radio Jaruco: participaba en las incógnitas musicales, seguía sus secciones, atendía sus consejos, gozaba sus historias. Junto a la “Mejor compañía”, como promocionaba su eslogan, construí mis propios cancioneros, escribí mis primeros versos, cree las primeras historias.

Todo me cambiaba por dentro al ritmo de ese bendito misterio, sin imaginar que tendría la oportunidad de encontrarme con él, mirarlo de frente, abrazarlo y al fin entregarnos, pertenecernos.

La cortina se descorrió y entré a Radio Jaruco hace casi 15 años para corroborar que era mejor de lo imaginado. Muchos microuniversos se mezclan al interior de la planta y de ese movimiento incesante florece lo mejor de cada uno de los que trabajamos aquí, flechados por la magia de la radio.

De ese modo caí hechizada sin remedio, para enfermar de la misma ternura que padecen los que allí me rodean. Y como nos acompaña esa pura locura que canta Silvio, nada nos resulta indiferente, todo nos importa, especialmente la gente que ama, construye y funda en esta Ciudad Condal y en el mundo todo.

Aunque Radio Jaruco ha cambiado mucho en los últimos 50 años: se amplió y remodeló, en tanto dispone de tecnología digital, Internet, redes sociales y otros distintivos de la modernidad, algo continúa intacto como para no dejar crecer la nostalgia.

Y es que despide el mismo aliento y provoca el mismo sabor que se siente cuando estás entre amigos. ¿Será porque como dice Martí, la amistad es la forma más hermosa del amor? Ese, sin dudas, es el auténtico significado de Radio Jaruco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *