“… Fidel fue el primero que me dio una clase de genética”

Cuando se habla de ganadería en Mayabeque, hay que mencionar a Jesús Monzoti, un hombre que dedicó gran parte de su vida a la actividad agropecuaria, este guajiro curtido por el trabajo por 20 años fue el director de la Empresa Agropecuaria Genética Valle del Perú.


“Realmente llevé 27 años en la ganadería y de los 27, veinte en Valle del Perú. Recuerdo los micro-planes de los campesinos que aportaron mucho. Me inicié con ellos y tuvimos unos resultados tremendos. Siempre creí en los campesinos y ellos fueron los que más me ayudaron a desarrollarme como ganadero, porque yo era muy joven cuando empecé. Los que llevamos en vena la ganadería desde el inicio, con el Comandante en Jefe, todo lo que nos enseñó, todo lo que aprendimos de él, nos duele que lamentablemente en el Período Especial hubo afectaciones severas, pero hoy vemos como se va recuperando”.


No me resisto a preguntarle cómo se puede recuperar la ganadería en Mayabeque…


“La ganadería hay dos aspectos importantes: el factor político y el económico. El político, todos lo conocemos es una voluntad tremenda y el económico es como nosotros vamos con nuestra creatividad e iniciativa, sin olvidar que hay un bloqueo que nos estremece sensiblemente, la ganadería es muy costosa. En estos momentos debe combinarse con el trabajo de los campesinos, las empresas estatales. Hay que ser pacientes, trabajar mucho con la genética, y sobre todo con los hombres que es lo más importante para poder lograr el desarrollo de la ganadería nuevamente como en los años ochenta”.


Hoy regresa para celebrar el aniversario cincuenta de la Empresa Agropecuaria Genética Valle del Perú. Fue en ese colectivo donde aprendió qué significaba ser ganadero.


“Para mí, una escuela tremenda, sobre todo, los contactos y recorridos a menudo con el Comandante en Jefe. Como el Valle del Perú que comenzó con 33 vaquerías llegó a ser una de las mayores empresas del país. De todos aprendimos.  Yo confundía una vaca con un toro, Fidel fue el primero que me dio una clase de genética, fue el Comandante, visionario siempre y para mí, el mayor conocedor de la ganadería en Cuba.”

Videos


Variados