Evitemos la frase, no me dio tiempo estudiármelo

El curso escolar 2017 - 2018 llegó desde inicio de enero a una nueva etapa de aplicación de controles parciales, pruebas de ingreso y seminarios investigativos. Como siempre en cada escuela, se respira ese aire de estudios minucioso y consolidaciones de los contenidos impartidos, ya que la aplicación de estos exámenes va alertando cómo pudieran ser los resultados finales, el pase de grado y conocer el promedio y acumulado con que se cuenta para coger la carrera a que aspira cada estudiante.


El esfuerzo de los alumnos es realmente intenso, aunque no todos se esfuerzan de  igual forma para lograr resultados satisfactorios en sus calificaciones, corresponde a la escuela, la familia y en particular al estudiantes velar por la sistematicidad en los estudios y sobre este tema quiero comentarles hoy.


Pudiera decir que desde el momento en que se comienzan a orientar los cronogramas de los distintos exámenes, resulta necesario el estudio detallado de cada contenido impartido, así como retomarlo mediante las guías de estudio y aclaraciones con los profesores. También es de suma importancia incentivar el hábito en los estudios, pues sé que existen muchos que prefieren el tan llamado “finalismo” y van dejando para última hora la ejercitación y el repaso de los contenidos impartidos al inicio de la etapa escolar y que pueden ser evaluados nuevamente en cualquiera de los exámenes que se aplican en este momento del curso.


Créanme que resulta bien desagradable para un profesor conocer que algunos de sus estudiantes padecen del finalismo. Y sí, les digo padecen porque este mal se desarrolla con mucha fuerza actualmente, sobre todo en adolescentes y jóvenes   ya que algunos  alumnos pierden completamente el hábito de estudiar, no retoman en un tiempo considerable los contenidos que pueden ser evaluados y se sienten completamente confiados de que con uno o dos días antes de la prueba pueden apropiarse de esos conocimientos.


Lo que más me alarma con respecto al tema es que los estudiantes  realmente no se percatan que están jugándose el semestre o peor aún, el año. Creo que si lo entendieran entonces se darían cuenta que no siempre las cosas salen bien y que lo más importante es hacer un hábito de estudio que sea el que ayude a mantener los contenidos frescos para en cuanto llegue el momento de enfrentarse a la prueba poder aplicar los contenidos bien ejercitados, además de poder sacar el máximo de la puntuación, sin temerle al: “no me lo sabía” o “al no me dio tiempo estudiármelo”.

Videos


Artículos Relacionados