Los últimos días de José Martí

“… Salimos a las 11. Pasamos  rozando a Maisí, y vemos la farola. Ideas diversas y revueltas en el bote. Llevo el remo de prueba. La luna asoma, roja. Arribamos a una playa de piedras: la playita, al pie de Cajobabo…”
José Martí


Narraba así José Martí en su diario el arribo a Cuba tras 15 años fuera de la Patria. Llegaba el Apóstol a la Mayor de las Antillas para participar en una guerra que él organizó, la Guerra Necesaria.


Sobre lo que significó para Martí estar de nuevo en su país apuntó el investigador del Centro de Estudios Martianos, Licenciado David Leiva González.


“Como sabemos Martí necesitaba de cierta forma participar en el proyecto que él cuidadosamente diseñó. Esto era un conflicto con los antiguos generales porque ellos pensaban que él iba a ser más útil en el exterior movilizando otras fuerzas.


Incluso hay cartas de Máximo Gómez que han aparecido explicando cómo fueron esos últimos días al tesorero del Maestro, Benjamín Guerra, explicándole que él y su hijo Francisco Gómez Toro (Panchito) insistieron mucho para que José Martí regresara desde Montecristi.


Pero cuando lo tenían casi convencido en el periódico Patria sale que ya él está en los campos cubanos. Entonces, ante esa situación Martí le enseña el periódico a Gómez y le dice que ante esa situación ya no podía regresar. Era ya un compromiso asumido.


Entra entonces en esa improvisada expedición que cómo se sabía no habían casi fondos, porque gran parte del dinero recaudado se había perdido en el Plan de la Fernandina.


Eso también provocó el malestar que en algún momento sintió Antonio Maceo cuando se reunieron en La Mejorana. Ante un mal entendido entre Maceo y Martí, el Apóstol le plantea al Titán de Bronce que Flor Crombet está dispuesto a hacer la expedición con ese dinero.


Es sin dudas una carta muy valiente que le hace Martí a Maceo “como organizador yo tengo que dale el mando a Flor Crombet” afirma Martí.


Esa actitud del Maestro responde a que ya era el momento de que la Isla estuviera dentro del movimiento armado. Eso por supuesto, para evitar que ocurriera como en otras experiencias revolucionarias en América Latina, que el caudillismo floró dentro de los propios generales.”


…Presidente me  han llamado, desde mi entrada al campo, a pesar de mi pública repulsa, y a cada campo que llego, el respeto renace, y cierto suave entusiasmo del general cariño, y muestras del goce de la gente en mi presencia y sencillez...
José Martí


“Su presencia en los campos de Cuba era también un poco para mantener esa figura, incluso eso se manifestó desde el inicio porque a Martí las personas más humilde lo veían como el presidente de la República, de una forma natural.
De cierta forma también eso fue un detonante en La Mejorana, que tiene un primer momento muy conflictivo. Incluso Maceo despide a Martí y a Gómez, y ambos tuvieron que dormir a las afueras del campamento.


Antonio Maceo después recapacita, se disculpa con ellos y hace como un despliegue militar haciéndole honores, pues ellos pecnoctaron casi sin escoltas. Eso se refleja así tanto en los diarios de Gómez como en de Martí.”


…Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país… Redactó esas líneas José Martí en una carta a su amigo Manuel Mercado, el 18 de mayo de 1895.


“El hecho de la muerte de él fue realmente muy lamentable. Fue una pérdida muy temprana. Al igual que la de Maceo. Porque a pesar de las diferencias que pudieron existir en algún momento entre estos dos grandes  patriotas, ellos fueron los hombres de más visión política para lo que sería el futuro de Cuba.


Ellos eran más conscientes que nadie, incluso que Máximo Gómez, de la necesidad de que Cuba tuviera una independencia total. La visión de ellos sobre Estados Unidos era mucho clara que la mayoría de los veteranos. La muerte de ambos son fundamentales en lo que va a ser el futuro de Cuba en la República Neocolonial.”


Sabía el Apóstol que podía morir en cualquier momento dentro de la Guerra Necesaria. Y así ocurrió el 19 de mayo de mil 895, en Dos Ríos.  


Apunta el investigador del Centro de Estudios Martianos, Licenciado David Leiva González.


“Si, él sabía que la muerte estaba en la ecuación. Cuando uno estudia a Martí se da cuenta que la cercanía con el tema de la muerte está a lo largo de toda su vida.


En sus hermanas que murieron muy temprano, también trató el tema en sus escritos. Por ejemplo, cuando lee La Edad de Oro se da cuenta que le muestra a muerte a los niños como algo natural, en los dos príncipes. Incluso el afirmaba: … La muerte no es verdad cuando se ha hecho bien la obra de la vida…”


En los potreros de Boca de Dos Ríos, ante la presencia inminente de tropas españolas, Máximo Gómez ordenaba enérgicamente a José Martí que se quede atrás para salvaguardarlo del fuego enemigo.


Pero, el organizador de la Guerra Necesaria, sin saberlo quedó separado del grueso de las tropas lideradas por el Generalísimo.


“La protección de Gómez hacia Martí uno la ve todo el tiempo. Hay momentos de su diario en el que escribe: … A Martí no le digan más presidente…, incluso Gómez le pone al Maestro los grados de Mayor General, no teniendo experiencia militar, un poco también para darle una cierta protección.


Sin embargo, en ese combate ocurre lo que menos le convenía a la revolución cubana que es perder a su organizador en su primera acción combativa”.


Diversas versiones se han manejado en torno a la muerte de José Martí, la mayoría resaltan la insubordinación del Maestro ante las órdenes de Gómez.


Las investigaciones demuestran hoy que fueron muchos los factores que propiciaron la caída en combate del Apóstol.
“El problema es que José Ximénez de Sandoval español que tampoco era un improvisado. Él buscó una locación en el terreno muy favorable y preparó las emboscadas muy bien organizadas.


Tanto es así que los mambises cubanos se entusiasma ante una carnada que el oficial ibérico les puso una carnada que ellos la superan sin ningún tipo de dificultad. Pero realmente en esa zona estaban muy bien distribuidos los hombres.
Máximo Gómez le dice a Martí que se retire, pero sin saberlo el organizador de la Guerra Necesaria queda en otro flanco opuesto. Gómez confió en que el Apóstol había quedado en la retaguardia pero  ya era de los que había cruzado el río Contramaestre, hubo gente que ni lo cruzó porque estaba crecido, pero Martí cabalgaba muy bien.


Martí ya separado del grueso de las tropas, le ordena al joven Ángel de la Guardia marchar al frente y realizan un movimiento que los acerca a una sección de la columna española que oculta en la maleza espera a las tropas mambisas.
Al percatarse de la presencia de dos únicos combatientes en el lugar, abren fuego. El bisoño teniente es derribado al ser impactado su caballo, mientras José Martí cae mortalmente herido.


Máximo Gómez cuenta en su diario que él nunca se sintió tan cerca de la muerte como en ese instante porque él va con ese tiro cruzado a tratar de rescatar el cadáver de Martí.


Pero, el enemigo identifica el cadáver lo atado a un caballo y conducido a Remanganaguas. Ximénez de Sandoval informa a su jefe inmediato en Santiago de Cuba el resultado de las acciones y con desprecio al cadáver del héroe caído, lo hace enterrar sin ataúd y semidesnudo, en una fosa abierta en la tierra”.


Muere el organizador de la Guerra Necesaria, sin dudas un hecho que marcó el decurso de la contienda de 1895.”


 “Eso fue fundamental, incluso esa carta que él le está escribiendo a Manuel Mercado, Martí había sido entrevistado por un periodista del Herald, por eso el redacta esas líneas a su amigo, pues él sabía que estaba esperando su momento para entrar en la guerra.


La gran contradicción de eso es que las personas más allegadas a Martí no lograban asimilar el oportunismo de Estados Unidos con el conflicto cubano, anunciado por él tantas veces.”


El 19 de mayo de 1895 murió José Martí en Dos Ríos, cayó de cara al sol como sin querer lo predijo. Su deceso fue sin dudas una irreparable pérdida para el desarrollo de la guerra pero su doctrina se convirtió para siempre en una fuente inagotable del pensamiento revolucionario para cubanos y latinoamericanos.

Videos


Artículos Relacionados

Variados