Ernesto Guevara, más allá del Guerrillero

Hay instantes especiales en los que el tiempo parece detenerse como reflejo de la memoria viva de lo que fue. Instantes que evocan lo que somos, de dónde venimos, lo que nos queda.


Tal vez, ese instante lo llegué a sentir luego de terminar de leer un libro,  hace casi un año; pero no uno cualquiera, sino el que nos muestra a un hombre sencillo, amable, familiar, y con un corazón inmenso; les hablo de Ernesto Guevara de Serna, o mejor como lo conozco desde niño, el Che.


“Evocación: Mi vida al lado del Che”, de la autoría de Aleida March, quien fuera compañera de lucha y de vida del Guerrillero Heroico, y donde se evidencia el profundo amor hacia los hijos, la relación de pareja y al ser, que a la par de velar por las causas justas, se preocupaba porque todo en la familia estuviera en orden.


Cada relato que propone Aleida al lector es testimonio de cientos de experiencias compartidas tanto en la lucha revolucionaria como en su vida íntima; por tanto, es otra faceta que, al menos yo poco conocía; pues siempre me regalaron la imagen de ese Che guerrillero, afectado por el asma y su infinita voluntad internacionalista.


En el libro “Evocación: Mi vida al lado del Che”, pude llegar a ver un hombre apasionado, sensible, envuelto en el cariño de sus hijos y esposa, además de impaciente e imparcial cuando de buena educación le trataba de inculcar a sus pequeños.


Pues, para los que resultamos consultores constantes de los libros, este por ejemplo, resulta de gran agrado. Nos deja con esa curiosidad de volver sobre la vida del Guevara que siempre sorprende.


No sería justo en estas líneas hablar solo de él, sino de su esposa Aleida, autora del volumen, quien decidiera, y a buena hora lo hizo, contarnos casi al desnudo cómo conoció y vivió junto a ese hombre que a nueve décadas de su natalicio sigue siendo faro y guía.


Se lo recomiendo en buena lid, busque este libro: “Evocación: Mi vida al lado del Che”, y tal vez cuando lo cierre al final de su lectura, usted también quede detenido en el tiempo pensando una vez más en la estirpe de nuestro Che.

Videos


Artículos Relacionados