La historia contada desde un Museo

Desde hace más de un mes, aproximadamente, existe en Jaruco una institución que prácticamente merece una visita casi obligada, y me refiero al recién reinaugurado Museo Histórico, de la Ciudad Condal, centro que figura como el mejor de su tipo en la provincia de Mayabeque y donde podrás encontrar casi toda la historia de este territorio desde hace más de 200 años.


No cabe duda, que el museo ahora ofrece una  espectacular  imagen,  sobre todo en la noche, donde el perfecto diseño de luces en contraste con la restaurada fachada nos regala una vista sorprendente.  


El Museo Histórico, es reconocido hasta nuestros días como la antigua Cárcel de Jaruco; pero de su historia también conocerán más adelante porque quiero detenerme en su reciente restauración; un trabajo muy exquisito impulsado por  las autoridades gubernamentales en el municipio y el apoyo total del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, el grupo de Armadores del Fondo Cubano de Bienes Culturales, y la colaboración de la Fundación Caguayo, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.


El esperado suceso ocurrió el pasado 18  de mayo, en Sesión Solemne de la Asamblea Municipal del Poder Popular y a la ceremonia asistió el Ministro de Cultura, Abel Prieto Jiménez. En el Parque José Martí, otrora Plaza de Armas, Prieto Jiménez, exhortó a la población a cuidar tan preciada edificación, referente imprescindible en la formación de las nuevas generaciones.


Y es que luego de dos años de ininterrumpida labor de restauración de la antigua Cárcel, que incluyó trabajos en paredes, cubierta, carpintería, piso y  exteriores, la institución cultural reabrió sus puertas con un nuevo diseño de guión museográfico, que abarca la historia del municipio desde su fundación, el 24 de junio de 1770.


Resulta que hice el tiempo y hace unos días decidí llegarme hasta Museo y la visita la quise realizar como periodista, sino como un cubano más. Créame que la experiencia fue inolvidable pues al entrar al edificio, o sea, al salón de bienvenida, sentí como si estuviera en otra época, muy distante del siglo 21. Por supuesto que allí las técnicas y especialistas me recibieron con el mayor de los respetos, profesionalidad y amabilidad.


El esperado recorrido comenzó por el ala izquierda del Museo y su primera sala nos muestra cómo los aborígenes se asentaron y desarrollaron en nuestra área geográfica, además de la vasta y valiosa información sobre los Condes de Jaruco.


A solo unos pasos descubrimos la etapa de nuestras luchas independentistas; con instantáneas, objetos y documentos relacionados con las vidas de valerosos hombres que empuñaron el machete por su Cuba libre. Claro que también recorrí las salas que reflejan las etapas neocolonial, revolucionaria y los logros alcanzados luego del triunfo del primero de enero de 1959.


Pero, si algo salta a la vista de los buenos observadores que visitan el Museo de Jaruco, es la perfecta ubicación de los distintos períodos socio- políticos en el Jaruco de hace casi 250 años; y me refiero a la valiosa y cantidad de información sobre la cultura, el deporte, la educación, la radio y la estación meteorológica de Bainoa, en fin, de la sorprendente representación todo en cuanto a nuestras tradiciones, costumbres e historia se trata.


No puedo dejar de mencionar que el centro cuenta además con un salón de reuniones, a tono con los estándares y el confort similar a los Museos bien conservados del Centro Histórico de La Habana, y presto para encuentros teóricos y culturales. Eso sin dejar de destacar la sala transitoria donde los artistas plásticos del patio pueden exhibir sus exposiciones personales al público. Ah, y por cierto, la que está allí expuesta ahora es del artista Daniel Miranda; una excelente propuesta.
Ahora apenas comienzan las opciones para el disfrute de todos los miembros de hogar durante el verano, y claro está que el Museo se une a las opciones de sano esparcimiento para las familias jaruqueñas.


Además de las actividades que se planifican para los meses de la clásica temporada estival, allí se desarrollarán charlas y conversatorios sobre la historia local, la gustada iniciativa denominada ¨Rutas condales¨, así como los acostumbrados concursos de participación.


Ahora tiene usted la oportunidad de entrar en contacto directo con la historia, de conocer sus raíces, de disfrutar de un centro con todas las condiciones para transportarnos en tiempo y espacio.
El Museo Histórico de la Ciudad Condal de Jaruco, va mucho más allá de la información documentada, porque brinda al visitante la oportunidad de relajarse un poco de nuestra agitada vida, y… porque es la manera de agradecer lo que somos, muy cubanos.

Videos


Artículos Relacionados

Variados