Cronología básica acerca del proceso de fundación de la Ciudad Condal de Jaruco

1.    Jaruco fundado como asentamiento poblacional
2.    Jaruco fundado como ciudad

1635
Gracias a la fragmentación de la zona debido a la entrega de tierras a los colonos españoles por parte de la dirigencia de la colonia, aparece en la historia de Jaruco el nombre del canario don Juan de Orta, quien aquel año compareció ante el Cabildo de La Habana con el fin de solicitar permiso para criar ganado menor en su corral de Jaruco.

Primera noticia conocida hasta la fecha de una porción de tierra legalmente delimitada, en este caso un corral, en la zona de Jaruco.  


Se desconoce hasta hoy en qué momento don Juan de Orta solicitó al Cabildo de La Habana, y le fue mercedado, el corral de Jaruco.


1752
6 de octubre
En esa fecha el corral de Jaruco se haya en poder de las hermanas Catharina y Bárbara Palacián y Gatica, quienes lo habían heredado de su hermano Mauricio. Se desconoce si el traspaso de la propiedad a nombre de este último se produjo gracias a una herencia o si se trató de una compraventa. 


El 6 de octubre las Palacián y Gatica le solicitaron permiso al Cabildo de La Habana para fundar en su hacienda, el Corral de Jaruco, sitios poblaciones debido a “lo difícil que es y costoso sostener el cuidado de los ganados”, petición concedida por la autoridad. Por medio de ese permiso el gobierno de la Isla comprometía a las hermanas a abastecer de carne –pues se trataba en este caso de ganado mayor-- a una parte de la ciudad de La Habana y a Matanzas. 


Considerando esos datos puede concluirse que las hermanas Catharina y Bárbara Palacián y Gatica fueron las verdaderas fundadoras de los primeros núcleos poblaciones de lo que luego sería la ciudad de Jaruco, y que el móvil de aquella decisión fue de carácter estrictamente económico. Se considera que el asentamiento fomentado a orillas del río fue el más importante de los allí creados.


1762
16 de mayo
Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda, por la fecha fiscal de la Real Hacienda,   le compra a Bárbara Palacián y Gatica el entonces “demolido corral titulado de San Juan de Jaruco” en una suma ascendente a 32 500 pesos. En el momento de producirse el negocio, el corral continuaba habitado por labradores en calidad de arrendatarios; o sea, estaba, en alguna medida, poblado. En ese momento, el corral contaba con cuatro leguas de superficie y colindaba con los corrales Bainoa, Casiguas, Guaicanamar, Tapaste y La Pita y con el ingenio de los hermanos Ignacio y Nicolás de Cárdenas. 


1765
Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda, por la fecha todavía fiscal de la Real Hacienda, le propone al rey de España –en este caso Carlos III— la fundación en sus tierras de una ciudad la cual llevaría por nombre San de Juan de Jaruco.


1766
31 de agosto
El capitán general de Cuba por la fecha, Antonio María Bucarelly, envía al rey de España el expediente elaborado con el propósito de justificar la fundación de Jaruco.

 

1768
28 de junio
Luego de consultar a su Consejo de Indias el asunto relativo a la fundación de la ciudad de Jaruco, Carlos III emite una Real Cédula por medio de la cual autoriza a Gabriel Beltrán de Santa Cruz, entonces alcalde de La Habana, a poner en marcha sus planes de fundación.  


25 de agosto
Su majestad Carlos III le concede a Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda y a sus sucesores el título de Castilla de conde de San Juan de Jaruco, si bien lo hace con una condición: “no se os deberá permitir usar de él en manera alguna, sobre que he dado providencia, hasta que efectivamente hayáis conducido la mayor parte de los Vecinos pobladores, y hayáis dado principio a la mencionada Población construyendo Casas”.


1769
10 de marzo
Ese día se traza un: “Plano de la ciudad que se está construyendo en San Juan de Jaruco, corral propio del señor doctor don Gabriel Beltrán de Santacruz, y demolido para entregar a los pobladores que deben poseer las casas que representa dicho diseño hasta llegar al número de la obligación; y las demás que demuestra, como las que puedan caber en el espacio de cuatro caballerías que se han destinado para dicha ciudad serán para las personas que a ella se quisieran agregar.”
El plano forma parte del expediente conformado con vistas a la fundación de Jaruco. 


8 de abril
No obstante ya haberse iniciado el expediente relativo a la fundación de Jaruco con vistas a enviárselo al rey, ese día el gobernador y capitán general de Cuba, Antonio María Bucarelly, le ratifica a Gabriel Beltrán de Santa Cruz la aprobación real de su proyecto y lo invita a formalizar el asunto ante el escribano del gobierno. En el documento resultante de ese trámite quedaron plasmadas las cláusulas u obligaciones con las que se comprometió Beltrán de Santa Cruz con el fin de darle feliz término a la fundación de la ciudad. Debido a su contenido, puede considerarse que ese documento constituye el primer acto oficial relativo a la fundación de Jaruco. Entre los acápites contenidos en ese documento aparecen los siguientes:
-La construcción de una iglesia con los anexos necesarios que llevaría el nombre de San Juan Bautista.
-A cada una de las primeras cincuenta familias que se asentaran en la ciudad, las cuales no podían ser de extranjeros, se les asignaría una caballería de tierra laborable, una vaca parida, un caballo, instrumentos de labranza (se redujeron a un hacha y un machete); un negro, un solar con veinte varas de frente por cuarenta de fondo, con casa de vivienda, compuesta de sala, aposento y cocina; quedando vendido todo lo expuesto a censo, con excepción del solar, que fue a beneficio de los primeros cincuenta pobladores. También se obligó a darles algún dinero en efectivo para el principio de su subsistencia, que ascendió a la suma de diez pesos.
Abril-junio
Se comienza a trabajar en la conformación de la ciudad de Jaruco: se reparten terrenos, se construyen algunas casas y se reparten algunos esclavos.


19 de mayo
Las autoridades coloniales realizan una inspección con el propósito de comprobar el estado de las obras relativas a la fundación de Jaruco.


12 de junio
Antonio María Bucarelly y Urzúa, Capitán General y Gobernador de la isla de Cuba, informa al rey “que ya se encontraban como sesenta vecinos abriendo y labrando sus sitios en Jaruco; siendo en número de ciento ochenta los que habían solicitado tierras, los negros repartidos eran treinta y seis, y varias casas estaban fabricadas en el limpio, teniendo cortadas las maderas para las demás”.


1770
10 de julio
Luego de conocer los informes enviados desde Cuba por Antonio María Bucarelly, Carlos III consulta nuevamente a su Consejo de Indias y luego de realizar las deliberaciones pertinentes decide entregarle a Gabriel Beltrán de Santa Cruz el permiso para que ya pudiera usar libremente el título de conde de San Juan de Jaruco. En esta oportunidad, su majestad le recuerda a don Gabriel su obligación de pagar la titulación con la que ha sido beneficiado.


28 de septiembre
Gabriel Beltrán de Santa Cruz comparece ante el Cabildo de La Habana con el fin de informarles a sus miembros que ya había recibido el título de conde enviado por el rey, hecho que fue asentado en las actas de esa instancia del gobierno colonial. Asimismo, declara ya haber pagado el importe del título, ascendente a 843,750 maravedíes.

 
1772
20 de octubre
Muere en La Habana Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda sin haber concluido el levantamiento de la ciudad de Jaruco. Su viuda, Teresa Beltrán de Santa Cruz y Calvo de la Puerta, por herencia condesa de San Juan de Jaruco, continúa la obra a la cual se comprometió su esposo. 


1773
Se inicia la construcción de la iglesia con la anuencia y el capital de Teresa Beltrán de Santa Cruz.
Todavía ese año continúa la confección de planos con vistas a concretar el trazado de la ciudad: calles, plazas, casas… Ello da fe de cómo la fundación todavía continuaba en proceso, lejos de su conclusión. 


1777
17 de septiembre
Por decreto emitido, ese día se produce la erección canónica de la parroquia.


1778
14 de marzo
El obispo Santiago Echevarría bendice la iglesia, la cual queda bajo la advocación de San Juan Bautista, desde entonces el santo patrono de la ciudad. 


25 de noviembre
Ese día, Diego José Navarro, funcionario del gobierno colonial, libera a Teresa Beltrán de Santa Cruz de los compromisos contraídos por su esposo en relación con la fundación de la ciudad. Tal decisión fue tomada en virtud de que la iglesia ya había sido concluida.  


1780
24 de junio
Queda oficialmente instalado el ayuntamiento de la ciudad, entidad que con el tiempo adquirió el rango de “Muy Ilustre Ayuntamiento de la Ciudad de Jaruco”.


1783
4 de febrero
Por medio de una Real Orden emitida el 4 de febrero de 1783, el rey le otorga autoridad a Teresa Beltrán de Santa Cruz para hacer las elecciones de Oficios de Justicia en el Condado y Señorío de San Juan de Jaruco.

 

FACTORES QUE COADYUVARON A LA FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE JARUCO
-El interés particular de Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda, un acaudalado criollo, de adquirir un título nobiliario.
-El interés monetario y práctico que tal hecho tuvo para la corona española en aquel momento.
-El otro factor fue una consecuencia directa de la toma de La Habana por los ingleses, en 1762. Aquel hecho demostró la necesidad de contar con una población intermedia entre La Habana y Matanzas para que, en caso de guerra, pudiera servir de depósito y resguardo de los ataques enemigos, y asimismo de llave para las comunicaciones entre la Capital y el territorio central y oriental de la isla.

Videos


Artículos Relacionados

Variados