El bloqueo a Cuba tiene que terminar

El mes de octubre llega cargado de acontecimientos y fechas históricas claves para nuestro país, una de ellas sin embargo marca el inicio de uno de los actos de genocidio más grandes que conoce la humanidad, el comienzo del bloqueo económico comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba.

No existe en la historia de la humanidad en época alguna otra nación que como Cuba, haya resistido más de cincuenta años de bloqueo y mucho menos que siga aún en pie, máxime si se tiene en cuanta que quien comete el genocidio es la nación más poderosa de la historia, y quien resiste es una isla pequeñita de once millones de habitantes que lucha por su desarrollo.

 

El primero de enero de 1959, triunfó la Revolución, una sin compromisos que buscaba y busca el bienestar del pueblo como primera premisa, y desde el comienzo democrático de la misma y sus primeras medidas, los intereses yankees en Cuba se vieron seriamente afectados.

 

Así el presidente de turno en la Casa Blanca, allá en Washintong,  Dwight Eisenhower comenzó a dictar una serie de medidas para frenar económica y financieramente a Cuba iniciando a sí el Bloqueo a nuestro país en octubre de 1960.


“Las acciones ejercidas contra Cuba por el Gobierno de los Estados Unidos no se enmarcan en la definición de "Embargo". Por el contrario, trascienden éste y tipifican un "Bloqueo" al perseguir el aislamiento, la asfixia, la inmovilidad de Cuba, con el avieso propósito de ahogar a su pueblo y llevarlo a claudicar de su decisión de ser soberano e independiente; todo ello constituye precisamente elementos cardinales en el concepto de "Bloqueo", que significa cortar, cerrar, incomunicar con el exterior para lograr la rendición del sitiado por la fuerza o por el hambre.” Así reza en el informe del Ministro de Relaciones exteriores de Cuba presentado en las Naciones Unidas exigiendo el cese del bloqueo.


En la actualidad  se mantienen vigentes un grupo de leyes y regulaciones para asfixiar al pueblo cubano, como son por ejemplo la Ley de Comercio con el Enemigo, Ley de Asistencia Exterior, la Ley de Administración de las Exportaciones, la Ley para la Democracia Cubana, Ley para la Solidaridad Democrática y la Libertad Cubana. Conocida como la Ley Helms – Burton, Regulaciones de Administración de las Exportaciones, respaldad está por lagunas de las anteriores.


El bloqueo a Cuba viola descaradamente todas las normas jurídicas internacionales vigentes, y viola además la carta de la Naciones Unidas de 1949, su carácter extraterritorial perjudica también el desarrollo de países y empresas privadas en su afán de comerciar y hacer negocios con Cuba, diversos son los ejemplos de multas multimillonarias a bancos y otras empresas impuestos por el gobierno de Estados Unidos por negociar con nuestro país.


Incontables son los daños materiales y humanos ocasionados por el bloqueo norteamericano a Cuba, en la salud, la alimentación, cultura ciencia y deporte, el banco la finanzas, el comercio exterior y la inversión extranjera, en el establecimiento de patentes y marcas registradas, en la industria azucarera, la Aeronáutica, el turismo, el transporte, en resumen el bloqueo afecta y muy en serio a todas las esferas del gobierno y la vida de los cubanos, y no es una justificación banal a nuestros problemas, es una realidad que aplasta y contra la que seguimos luchando.


El bloqueo tiene que terminar, pero si no cesa no lo dude nadie, Cuba seguirá resistiendo, no nos rendiremos jamás

Videos


Artículos Relacionados