Leinier tiene que reaccionar

No voy a hacer leña del árbol caído, no es mi estilo ni creo sea correcto, pero sin dudas la actuación del ídolo de Güines, el Gran Maestro Leinier Domínguez en la primera parada del Gran Prix de ajedrez de Bakú, dejó mucho que desear.

Allí en la lejana Azerbaiján, Leinier sufrió cinco derrotas en once partidas, algo casi increíble para aquellos que han seguido su carrera, hizo seis tablas y logró solo tres puntos.

 

Pero más impresionante fue que perdió cuatro partidas consecutivas dos de ellas con blancas y su famosa apertura Ruy López donde es casi imbatible.  

 

Muy mal estuvo Leinier en esta oportunidad, a ciencia cierta no se que le pudo pasar al güinero pero todo indica que existieron problemas en la preparación, recordar en este aspecto que inicialmente Leinier no participaría en esta temporada del Gran Prix.

 

Su juego según refieren varios especialistas que comentaron las partidas, fue inestable y no fue capaz de concretar algunas ventajas en momentos importantes y eso le paso factura en un evento donde no hay duda alguna, había un gran nivel competitivo.

 

Y aclaro este punto porque he escuchado por ahí que algunos aficionados de esos que hablan por hablar afirman que si no estaba Carlsen, ni Topalov, ni Anand, si es verdad, pero estaba Caruana, número dos del mundo, Gelfand, Grichuk, Nakamura, Karjakín, Svidler, y otros monstruos del juego ciencia en la actualidad.

Los que conocen a Leinier Domínguez saben bien que algo falló y mucho, para que perdiera cinco de once partidas, pues al trebejista de Güines lo acusan de carpintero por sus tablas en determinadas competencias, pero lo cierto es y esto ha sido reconocido por sus rivales, que Leinier es uno de los ajedrecistas de élite del mundo al que se hace más difícil derrotar.

 

Tristemente el ídolo de Güines vive un calvario en estos momentos pues esta primera parada del Gran Prix, lo descendió hasta el puesto 24 del mundo y según el ELO en vivo ostenta ahora mismo unos 2 726, 2 puntos, producto de perder hace unos días 24, 8 unidades de su ELO de 2751.

 

A Leinier le urge sobreponerse del golpe que prácticamente lo retrocedió en el tiempo, y afincar su preparación para la segunda parada de la cita y otros compromisos que estén por llegar, para recomenzar su escalada hasta los 15 primeros puestos del planeta, un lugar a donde pertenece por su clase y su probada calidad. ¿No cree usted?

Videos


Artículos Relacionados

Variados