El proceso educacional en Jaruco, tras el primero de enero de 1959

A inicios de la Revolución las acciones políticas concentraron sus esfuerzos en eliminar el analfabetismo como punto de partida para establecer todo un sistema de progreso humanístico en el país, de ahí que también en el municipio de Jaruco se debía iniciar un desarrollo integral en el sector educacional.


Década del 60.


En Jaruco, al igual que en todo el país, comenzaron nuevos cursos para maestros populares, atendidos por los profesores de la antigua Escuela Normal, entre ellos, las hermanas Castro Ray y las profesoras Vivian y Otilia de Cárdenas. Ellos tuvieron como objetivo elevar su nivel político, pedagógico, cultural y titularlos maestros primarios. Ese curso tuvo una extensión de cinco años y durante los tres primeros recibieron el conocimiento de las materias básicas y en los dos últimos las metodologías de las diferentes asignaturas y el estudio de la Psicología y la Pedagogía. Los cursos para maestros populares se realizaron los sábados y contemplaron también la organización de concentrados por 15 ó 20 días al final de cada período lectivo.


La gran batalla por continuar el avance en el terreno de la educación no retrocedió nunca en el municipio y se decide crear la Secundaria Básica para Obreros (SOC),  que funcionó en los locales de las escuelas Frank País, y Fermín Valdés Domínguez; el establecimiento del nuevo Circulo Infantil, Los Pioneritos, en el poblado de Caraballo, y el asentamiento de una de las primeras escuelas en el campo de Cuba, con el traslado de la Secundaria Básica Mario Castellanos Blanco para el campamento Rotilla, en Santa Cruz del Norte.


Durante el año 1969, continuaron las asesorías de los profesores a los maestros alumnos en las propias aulas y la educación para adultos fue incluida en el perfeccionamiento continuo del sistema educacional. Así, el 3 de febrero de 1969, se dio inicio al funcionamiento de la Facultad Obrero Campesina, Julio Antonio Mella.


El claustro inicial estuvo integrado por cinco profesores y su primera directora fue Mercedes Verdecia. Las clases para el curso regular se impartieron cuatro horas, de lunes a viernes y compartió el edificio con la escuela Raúl Hernández, en Jaruco. Por otra parte, no se descuidaron a los pequeños y al final de la década del 60 quedó instaurado el Jardín Infantil en el pueblo de Caraballo.


Década del 70.
Diez años tenía ya la Revolución Cubana y las autoridades jaruqueñas no descuidaban la instalación de centros vinculados a la enseñanza en sus pueblos dependientes, como podían ser las bibliotecas escolares.


En la década del 70, se constituyó el Instituto de Perfeccionamiento Educacional (IPE), que tuvo en Jaruco un carácter territorial, incluyendo a los municipios de Madruga y Santa Cruz del Norte.  Ese centro atendió la formación y adelantamiento del personal docente en ejercicio dentro de los tres municipios. Mediante su concurso recibieron capacitación hasta graduarse una gran cantidad  de maestros primarios, auxiliares pedagógicos, educadoras de los círculos infantiles, profesores del nivel medio básico en todas las asignaturas.


El IPE continuó con la labor de perfeccionamiento íntegro y desarrolló estudios de superación de forma sistemática, destacándose en la calidad de los ciclos impartidos para la preparación con vistas a cursar las licenciaturas, abriendo las puertas de la educación superior a los maestros primarios, a los de Secundaria Básica y a las Educadoras de Círculos Infantiles.


En la primera mitad de los años 70, del pasado siglo, en Jaruco, también funcionó una Facultad Obrero Campesina destinada al estudio de las trabajadoras bibliotecarias de los distintos centros educacionales, quienes recibieron sus cursos en horario diurno y una FOC para dirigentes del PCC, la UJC y otras organizaciones en la cual se impartió clases los sábados. Un tiempo después, esta última tuvo su sede en el inmueble de la escuela 13 de Marzo, en la periferia de la Ciudad de Jaruco. En el período comprendido entre 1970 y 1973, el equipo de maestros de la FOC llegó a estar integrado por 31 docentes, pues la educación de adultos tomó mayor auge como en todo el país.


Durante el curso escolar 1978-79, se instituyó en Jaruco la educación especial, comenzando a funcionar en un aula de la escuela primaria Rubén Martínez Villena, también en Caraballo, la cual fue atendida por un metodólogo provincial. Este constituyó un suceso inédito en la historia de la educación del municipio, como algunos otros, pero importantísimo por el alto grado de sensibilidad y humanismo que entraña. Se dio inicio así a otra época dorada del sistema educacional de Cuba aplicado a las localidades.

Los inicios de la enseñanza especial en Jaruco, conllevaron a la necesidad de abrir una escuela exclusivamente para tales efectos. Fue ubicada en el edificio de la Secundaria Básica Capitán San Luis, con una matrícula inicial de 119 alumnos, y un claustro de profesores preparados para sus particularidades, quienes ejercieron bajo la dirección de la experta Daisy Rubio.


El centro contó con una biblioteca de fondos bibliográficos acordes con las necesidades e intereses del alumnado y la labor de una bibliotecaria capacitada. La primera acción consistió en conocer el diagnóstico de cada uno de los niños y niñas, resultando de la siguiente forma: retraso mental leve moderado y retardo moderado agravado.


Otra campaña importantísima a cargo de la Dirección Regional de Educación radicada en Jaruco fue la elevación del nivel educacional de los trabajadores, instándolos a alcanzar el sexto grado, en un primer momento, y el noveno, posteriormente. Para tales propósitos se adecuaron salas de los centros de trabajo, que hicieron las funciones de aulas- talleres y fueron asesorados por profesores experimentados, los maestros que impartían las clases.


Al finalizar la década del 70, pudieron listarse un buen número de maestros jaruqueños que llevaron la luz del conocimiento a niños, adolescentes, jóvenes y adultos a la República Popular de Angola, uno de los primeros países beneficiados con la solidaridad educativa cubana. Ya al pueblo no le bastaba aprender para sí, entonces se hizo necesario compartir los conocimientos con personas de otros lugares del mundo. Defensores de la paz y de la enseñanza, maestros internacionalistas fueron: Ania Ortega Ascencio, Pablo Douglas Vidal, Evangelina García, José Luis Núñez, Francisco Arbelo, Viviam Machado, Francisco Castillo, Maritza Lima y Luis Pérez Vázquez.


Década del 80.


Consecuentes con nuevos empeños, los responsables del sector educacional propiciaron la apertura de las primeras puertas del Instituto de Economía  de Jaruco, en el año 1980.


No quedaba atrás la escuela de enseñanza especial, que en 1982, para mayor seguridad y comodidad de los alumnos integrantes de su colectivo, fue trasladada hacia la finca La Barbarita, en un antiguo local utilizado por el PCC, en la carretera que comunica a Jaruco con Bainoa, asignándole un transporte escolar y adjudicándole el nombre de Camilo Cienfuegos.


También durante el curso 1982-1983, se fundó la Escuela de Oficios del pueblo de Caraballo, con el objetivo de instruir a un grupo de muchachas  y muchachos, en alguna ocupación con utilidad de fuente laboral al graduarse de la misma, la cual le fuera ventajosa para sí mismos en tanto fuente de ingreso y para la satisfacción de necesidades sociales.


En tanto, durante la década del 80 partieron para Nicaragua otros maestros internacionalistas jaruqueños, entregados plenamente a la causa del magisterio donde fuese necesario. Sus nombres son: Eduardo Martínez,  Idania Mesa,  Oscar Pino,  Rita María Collazo, Rodolfo Martínez, Alberto Arocha, Lucrecia Herrera, Alexis Núñez, Humberto Hernández, Amparo Rubiera, Eduardo Salgado y Reynol Delgado.


Década del 90 y la primera del siglo XXI.


En el último decenio del antiguo milenio, Jaruco contaba con tres Círculos Infantiles, once escuelas primarias urbanas; una escuela primaria rural; cuatro secundarias básicas; una Facultad Obrero Campesina; un Instituto de Economía; una Escuela Especial y un Instituto Pre Universitario en el Campo (IPUEC).


Se proyectaron nuevos cambios para integrar el sistema de educación en Jaruco, a las necesidades económicas del municipio, como parte de una nueva política educativa en el País. La Universidad Municipal.


De 2010 a la actualidad.


La educación en Jaruco se ha mantenido a tono con las transformaciones que ha realiazo el país en los diferentes niveles de enseñanza, y hoy el territorio cuenta con centros mixtos, una Cede de Ciencias Médicas, un Instituto Preuniversitario y otro Politécnico, ambos ubicados en el poblado cabecera, la Universidad del Adulto Mayor, en el poblado de San Antonio de Río Blanco, el Centro Universitario Municipal (CUM), y resultados sobresalientes en el Programa Educa a tu hijo.


Además algunos de esos centros ofrecen cursos de capacitación en materiales como Inglés y Economía.

Videos


Artículos Relacionados

Variados