La Sociedad Unión Fraternal de Jaruco

Cuentan que ese día se escuchó más fuerte el canto a nuestros ancestros africanos. Mezcla del congo con carabalí. Era el sonido de los tambores batá; el llanto de los Orichas desgarrando las gargantas de los creyentes. Pero, los pies descalzos no danzan sobre la tierra, esta vez pisan un escenario diferente.


jaruco-sociedad-union-fratenalFue la primera fiesta de carácter público autorizada para las personas negras en la Ciudad Condal de Jaruco. Quedaba así inaugurada el 15 de septiembre de 1915, la Sociedad Unión Fraternal de Jaruco.


Según narra la directora del Museo Histórico de Jaruco, la Licenciada Aleida Rodríguez, “en los inicios de esa sociedad se conformó la directiva y se redactó el reglamento que regiría a todos los miembros que la integraban, las comisiones para organizar las fiestas, la cooperación para los asociados enfermos y la celebración de actos culturales y sociales. Para ingresar en la sociedad era preciso que se presentara al candidato y después de una rigurosa investigación sobre su conducta, si era aceptado se le comunicaba que era miembro numerario.”


También dijo que “por el contrario de los jaruqueños de cuello blanco, las personas de tez negra debían conformarse sólo con un día establecido para sus bailes, y tales festejos eran solamente autorizados por la Alcaldía del pueblo.”


La Sociedad Unión Fraternal, de Jaruco, también crea una academia de instrucción, dirigida por el Doctor Raimundo Despaygne Chueg, para adelantar, o enseñar a leer y a escribir a los hijos de los asociados y a los adultos que quisieran disfrutar de estos beneficios.


Después de muchos esfuerzos la Sociedad Unión Fraternal logra comprar un local en el que realizar sus diferentes actividades, para ese entonces el presidente era un reconocido músico jaruqueño, Juan Ramón Miranda.


De acuerdo a la opinión de Aleida Hernández, a mediados de la década 1940 visita la Cárcel de Jaruco el Doctor Carlos Prio Socarras, que dentro de su campaña presidencial, le promete a la Sociedad Unión Fraternal ayuda económica.


Por los motivos políticos pero lo cierto es que cumplió su promesa y les dono 5000 pesos que unidos a lo que ya habían recaudado les permitió comprar un edificio grande que estaba desocupado


Muchos de sus afiliados a través de los tiempos fueron hombres de talento artístico empírico, y entre ellos se destacó el músico Juan Ramón Miranda Cabrera, director de una orquesta que llevaba precisamente su nombre.


Durante la primera mitad del siglo 20, la Sociedad Unión Fraternal promovió el arte y la cultura de Jaruco y logró la sede de las Verbenas en un año, privilegio de la Sociedad de Instrucción y Recreo Liceo de Jaruco, para personas blancas.


Con el paso de los años y en medio de las transformaciones socio económicas que se realizaban en Jaruco luego del triunfo revolucionario, la otrora institución cultural para personas negras pasó a formar parte de la naciente industria textil en el municipio y se convirtió en lo que conocemos hoy como nave de corte.


Para muchos la decisión no fue la más correcta, pues se perdía así otra importante edificación de Jaruco con un alto valor patrimonial y lamentablemente de lo que un día fue, hoy solo se alcanza ver parte del nombre en su pared exterior.


A más de un siglo, la entonces sede de la Sociedad Unión Fraternal de Jaruco, perdura como muestra de la historia viva de una ciudad que se niega a envejecer por el tiempo.

Videos


Artículos Relacionados