Jornada para dos amigos.

Luchar y defender los sueños de justicia e independencia para Cuba fue la meta que compartieron Camilo y Che, a quienes nuestro pueblo recuerda y rinde homenaje en este mes de octubre. Su imborrable huella en nuestra historia los hace dignos de un merecido tributo a través de la jornada ideológica que lleva sus nombres.


La amistad de ambos nace o se profundiza, al decir del Che, en un momento de aprietos para el Guerrillero Heroico y en lo adelante el ideal de justicia para Cuba que ambos compartían, los hizo inseparables.


Diferentes en el carácter, pero con un mismo objetivo de soberanía, Camilo  y Che marcaron pautas en la historia de nuestra Revolución. Compañeros en la difícil travesía del yate Granma, héroes de Yaguajay y Santa Clara como los catalogó el propio pueblo y líderes en cada una de sus columnas.


Uno, clasificado como “el compañero de cien batallas, el hombre de confianza de Fidel, el hombre de mil anécdotas y también como imagen del pueblo”; el otro médico, guerrillero, internacionalista, hombre de quijotesca historia que Cuba y el mundo recuerdan.


Camilo y Che viven en la piel de quienes luchan por un mundo mejor, y urge. El modo distinto de ambos de ser osados es el enigma que latió en nuestros Cinco Héroes, que sin tacha y sin miedo arriesgaron todo por el pueblo que defendieron en silencio.


Su mensaje latente se presenta en cada médico internacionalista, en cualquier parte del mundo que hoy lucha por su soberanía, en cada centro donde se labore en pos de esta Revolución, en todo pionero cubano que los recuerde en cada octubre.

Videos


Artículos Relacionados