Bloqueo contra Cuba: condenado por mayoría

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba durante casi sesenta años, es una política fallida en el tiempo.


Las acciones ejercidas contra Cuba por los gobiernos de los Estados Unidos tipifican un "Bloqueo" al perseguir nuestra reclusión, con el despiadado propósito de ahogar al pueblo de Cuba y llevarlo a claudicar de su decisión de ser soberano e independiente.


Desde octubre de 1960, Washington aplica rigurosamente su despiadada e ilegal política, bajo el pretexto de las nacionalizaciones de compañías yanquis, realizadas por la Revolución.


En 1991, Cuba presenta por primera vez en la ONU un Proyecto de Resolución contra el Bloqueo, el cual con posterioridad sería retirado debido a las fuertes presiones ejercidas por los Estados Unidos sobre muchos países.


Al año siguiente fue presentado por segunda ocasión ante la ONU y sometido en esta oportunidad a votación por parte de todos los países miembros de aquel entonces.


Desde entonces el Proyecto de Resolución contra el bloqueo es presentado y propuesto a votación en todas las celebraciones de la ONU, alcanzando mayor apoyo de la comunidad internacional.


Antes de cada votación el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla ratifica que el bloqueo de los Estados Unidos afecta la vida de los cubanos y por su marcado carácter extraterritorial también afecta a terceros países y sus libre derecho a decidir su futuro.


A partir del año mil novecientos noventa y cuatro, Cuba alcanzó una votación en tres cifras a favor, pero las abstenciones seguían siendo altas. Con el paso del tiempo, los países miembros de la Asamblea se fueron sumando a nuestra causa, pues esta pequeña Isla continuaba dando muestras de solidaridad con otros pueblos y seguía pidiendo justicia para los suyos.


El mayor número de votos alcanzados pertenecen a los años 2015 y 2016 con 191 países a favor de 193 asistentes a la Plenaria, lo que demuestra que el bloqueo sigue siendo una violación masiva de los derechos humanos y un acto de genocidio; una política en total aislamiento y fracaso.


El pueblo cubano no renunciará jamás a construir una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible como bien mencionara nuestro canciller.


Seguimos con esperanza cada debate en la ONU y abogamos por la votación a favor del proyecto de resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Videos


Artículos Relacionados