Militares de EE.UU. deberán cumplir ley para actuar en frontera sur

Washington, 31 oct (PL) Los poco más de cinco mil soldados estadounidenses que se desplazarán hacia la frontera sur para evitar la entrada de migrantes tendrán limitadas sus acciones por una ley federal, expusieron hoy reportes de prensa.

 

 

Tal norma, según las fuentes, impide al Ejército realizar labores policiales en territorio norteamericano, por lo cual los uniformados no podrán participar directamente en operaciones contra las caravanas de personas de Centroamérica que buscan llegar a Estados Unidos.

 

De esa manera, el papel de las fuerzas castrenses será similar al asumido por casi dos mil efectivos de la Guardia Nacional enviados al área limítrofe con México en abril último.

 

Brindar apoyo aéreo para misiones fronterizas, instalar barreras de concreto, y reparar y dar mantenimiento a vehículos constituyen algunas de las tareas permitidas a los militares.

 

R. Gil Kerlikowske, comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de marzo de 2014 a enero de 2017, señaló que el Ejército no puede detener a los solicitantes de asilo que se presenten en los cruces de la línea divisoria en busca de protección.

 

Veo el despliegue de tropas como una maniobra política y un desperdicio tanto de los recursos militares como del dinero de los contribuyentes, opinó citado por las informaciones periodísticas.

 

A juicio de Kerlikowske, constituye un gran error utilizar a militares en activo y asignarlos a dichas tareas.

También consideró que la medida no es más que una complacencia del presidente Donald Trump de cara a las elecciones de medio término del próximo 6 de noviembre.

 

Dos días atrás, el Departamento de Defensa confirmó que enviará cinco mil 239 soldados a la frontera sur como parte de una operación denominada Patriota Fiel.

 

Tal iniciativa fue descrita por el jefe del Comando Norte de Estados Unidos, Terrence O'Shaughnessy, como un esfuerzo para ayudar a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza a endurecer las defensas en los puntos legales de acceso y los sitios cercanos.

 

De acuerdo con el uniformado, el nuevo movimiento de tropas, cuya cantidad divulgada no será la máxima definitiva, posibilitará abordar las brechas en áreas del sur de los estados de Texas, Arizona y California.

Para fines de esta semana, desplegaremos a más de cinco mil soldados en la frontera suroeste, eso es solo el comienzo de la operación, afirmó O'Shaughnessy en conferencia de prensa.

 

Varias voces consideran que la administración norteamericana tiene como propósito mostrar una respuesta fuerte ante los migrantes mientras se acercan los referidos comicios.

 

Otros criterios apuntan que Trump, cuyas políticas migratorias reciben rechazo a nivel nacional y foráneo, ha aprovechado el momento actual para agitar su agresiva retórica contra quienes intentan entrar a Estados Unidos.

Videos


Artículos Relacionados