Habana mía

La Habana, es capital de todos los cubanos. La añeja ciudad con sabor a mar, a tabaco y ron. Habana, rincón de la Isla donde confluyen la música y el verso; testigo de grandes acontecimientos; musa de artistas; conspiradora del amor.


¿Habana, qué cubano no te conoce, quién no sabe de tus calles y de tus edificios? ¿Cómo no quererte si albergas en ti a tus hijos… días y noches?

 


Habana, eres de esas niñas jóvenes que siempre se ven bellas aunque no prescinda de maquillaje. Te tornas multicolor, incluso con tus tonos grises, luces bella.


Habana loca, bohemia, intrépida, hospitalaria. Te has hecho tierra de Quijotes y molinos, novia de Hemingway, de Lenon, y del Caballero de París.


Dicen ahora que eres Real y Maravillosa, que siempre sonríes, y que abrazas a todos los que lleguan de lejos, esos que se niegan a dejarte u olvidarte.


Habana mía, no importa que azote el fuerte viento y se desprendan tus cabellos, porque seguiré peinando tu malecón, tu calle Obispo, tu bulevar de San Rafael, tu avenida de Boyeros.


Estaré allí… ¿y, qué digo estaré? Estoy en tu regazo y lo comparto con todos los que te quieren bien. Mi Habana, no te quiero ver llorar nunca, te quiero feliz, tranquila, seductora, plena.


No mires atrás Habana, sigue adelante confiada porque allí estaremos para ti, hombres y mujeres de todas las partes, siguiendo tu ritmo y tu andar.


Gracias Habana. ¡La Habana de Cuba, reina del Caribe!

Videos


Artículos Relacionados

Variados