¡Ahí viene Fidel!

Los jóvenes periodistas cubanos, Yunet López Ricardo, y Wilmer Rodríguez Fernández, del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, tal vez nunca pensaron en un libro, sin embargo, la idea partió tras vivir tan de cerca una experiencia que guardarán para siempre en sus vidas, el recorrido de las cenizas del eterno Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, hasta el Cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba. Afortunadamente el libro “Ahí viene Fidel”, vio la luz en 2017, y llegó para contarnos un poco más de cerca cómo dijimos adiós al Líder de la Revolución.

 


libro-fidel-wilmer-vicente-britoCon Yunet López Ricardo, coautora del volumen,  y de esas periodista jóvenes apasionadas de lo que hace conversamos hace solo unos días. ¿Yunet, cómo Wilmer y tú conciben el libro “Ahí viene Fidel”?

(Foto: Vicente Brito/ Escambray)


Yunet: ¨La idea surgió cuando Wilmer regresa del cortejo fúnebre, y llegó a casa con muchas emociones, con historias por contar, con vivencias que yo sentí le marcaron profundamente. Yo recuerdo que le dije: puedes escribir un libro, y me dijo, no, vamos a escribir el libro entre los dos.

Entonces no habían pasado 48 horas de que las manos del General de Ejército Raúl Castro Ruz, depositara a nuestro Fidel en el corazón de esa piedra donde hoy descansa, y nosotros ya estábamos escribiendo las primeras páginas de Ahí viene Fidel. Recuerdo que estuvimos escribiendo hasta finales de enero de 2017, fecha en la que ya estaba terminado el libro.

 

Nosotros selo hicimos llegar a varios periodistas y

amigos para que desde sus conocimientos nos asesoraran un poco, y recuerdo que uno de ellos nos dijo: Va a ser un libro muy querido; y precisamente eso lo hemos podido constatar en el último año, porque vemos la emoción con la que los lectores lo reciben.¨

 


P: ¿Por qué el título… “Ahí viene Fidel”?


Yunet: ¨Ahí viene Fidel es al menos para nosotros la frase que más se repetía entre los cubanos durante el cortejo fúnebre. Le gente decía: ¡Ahí viene Fidel! También es la frase que las personas decían cuando Fidel aparecía en cualquier lugar de Cuba sin avisar. Entonces esa frase nos da la sensación de que Fidel, nunca se ha ido, sino que permanece en presente cuando decimos… Ahí viene Fidel.


ahi-viene-fidelP: Yunet, el libro está contado desde la crónica. ¿Entonces, qué narran esos textos?


Yunet: ¨Son 13 crónicas. Narra en detalle todo lo que sucedió durante esos nueve días, tras la desaparición física de Fidel. (Foto: Tomada de Cubadebate)

 

Nosotros tratamos de contar no solo el cortejo fúnebre desde La Habana hasta Santiago de Cuba, sino también a través de la opinión de guerrilleros que participaron en la Caravana del 59, y por supuesto muchas historias de la gente que estaba allí a la orilla de la carretera aguardando que pasara Fidel. Wilmer dijo que él siempre quería bajar del camión y vivir la emoción con el pueblo, escuchar sus expresiones, ver como despedían a su eterno líder. Por ejemplo están todos los detalles de la hora exacta en qué llegó a cada pueblito, las iniciativas que tuvo el pueblo, los niños con flores y cuadros esperando a Fidel. Quisimos mantener viva esa manera que el pueblo cubano dijo adiós a Fidel, pero para que las futuras generaciones conozcan cómo fue exactamente.


P: Esas crónicas dejan ver muchas imágenes en foto del emotivo recorrido. ¿Cuántas son en total?


Yunet: ¨El libro cuenta con más de un centenar de fotografías que tomaron los fotógrafos que iban encima del camión con la prensa acreditada. Ahí se pueden ver fotos de Fernando Medina, de Roberto Chile, y de tantos otros que iban en el vehículo. También están las fotos de Abel Rojas, fotógrafo de Juventud Rebelde, que iba en el helicóptero que sobrevolaba el cortejo. Al final fue una selección entre tantas, pero que evidenciaran casi todo el recorrido y donde siempre se vieran rostros diferentes, para dar constancia de las tantas personas que despedían a Fidel.¨


P: ¿Complacidos Wilmer y tú, con la colaboración de la Editorial Verde Olivo por la publicación de “Ahí viene Fidel”?


Yunet: ¨Sí, por supuesto. Nosotros elegimos que fuera la Editorial verde Olivo quien se encargara del libro porque fueron precisamente las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) las que estuvieron a cargo del traslado de las cenizas del Comandante. Nosotros le agradecemos muchísimo a Rigoberto Santiesteban, que es el director de la editorial y a todos los trabajadores de esa institución y que aportaron de una u otra forma en la confección de este volumen. También agradecemos a Ernesto Niebla, diseñador de la portada de ¨Ahí viene Fidel.¨


P: ¿Tengo entendido que el pasado 8 de agosto, el volumen fue presentando en formato digital Yunet…?


Yunet: ¨Wilmer y yo no estábamos complacidos que no estuviese el libro impreso porque los cubanos estamos adaptados mucho más a leer en papel en lo digital, pero bueno, al no estar el impreso surgió esta idea de procesar el libro digital y fue lo que hicimos. Cuando lo presentamos muchas personas llegaron sus memorias flash, sus tabletas, computadoras, teléfonos; y eso por supuesto que acrecentó mucho más la cantidad de personas que pueden obtener el ejemplar.¨


P: ¿”Ahí viene Fidel”, qué les dejó, qué ha significado, tanto Wilmer como para ti; que además viven sus vidas muy de cerca?
Yunet: ¨Fue una experiencia triste por supuesto, pero nos dio a entender cuanto el pueblo de Cuba quiere a Fidel, porque todo esa amor que se sintió en las orillas de las carreteras de nuestro país así lo evidenció. Ver a los guerrilleros nuevamente vestidos de verde olivo, a los jóvenes saludando militarmente, los niños con flores y banderas… Toda esa experiencia definitivamente nos marcó tanto a Wilmer como a mí. Y es que Cuba quiere mucho a Fidel, y lo querrá por siempre.¨


Yunet, solo me queda agradecer tu gentileza y amabilidad por estos minutos de entrevista, y por favor hazle llegar también nuestro cariño y respeto a Wilmer Rodríguez Fernández, persona de sensibilidad y consagración extremas en el ejercicio del periodismo. Gracias por ese regalo para todos los cubanos.

Videos


Artículos Relacionados