La madre de los Maceo

El año 1815 marcó el nacimiento de una gran mujer en Santiago de Cuba: Mariana Grajales Coello, proveniente de una familia de libres, hija de ascendientes dominicanos  y con la educación que le era permitida a las muchachas de su raza y su condición social en aquella etapa.


mariana-grajales-cubaJoven contrae matrimonio y pronta fue su viudez. A los retoños de esa unión y a los que tuvo con Marcos Maceo los educó rígidamente en el camino del deber y de la defensa de la Patria. Dicen que Mariana se mostraba tierna y bondadosa con sus hijos, pero a la vez inflexible en la disciplina.

 


En la gran contienda de diez años a la que los incitó, mueren su segundo esposo y cuatro de sus hijos y para no agregar a sus tantos sufrimientos uno más, le es ocultada la muerte por tuberculosis de Rafael, otro de sus varones, en el presidio militar español de Chafarinas.


Luego de la Protesta de Baraguá y de su salida de Cuba, vivió un exilio en Kingston, Jamaica. Cuentan que su casa se convirtió en un centro de peregrinación para los cubanos. Allá la visitó Martí y al decir del Apóstol, “impresionaban en aquella mujer el carácter, la bondad y el brillo refulgente de los ojos al contársele cosas de Cuba”.


Allá en Jamaica muere el 27 de noviembre de 1893 a los 78 años. Así queda en la historia, sonriendo al acabar su vida, rodeada de los varones que pelearon por su país, criando a sus nietos para que peleen.

 

Imágen tomada de 5 de Septiembre

Videos


Artículos Relacionados