Brigada Cultural AHS-UNAH, una bocanada de aire fresco (+Audio)

“Era una oreja que había venido a menos. Una oreja muy pobre, y de contra tan prendada de tambores, guitarras, timbales, guayos y maracas, que se olvidaba de vender a buen precio su cerilla. O dándosela a crédito a alguna beata de su parroquia para la lamparilla de sus santos, no se acordaba luego de cobrarla. Que la oreja en el bembé, la oreja en la fiesta de Ocha; la oreja en las rumbantelas, la oreja en las claves —donde quiera que había tiroriro—, y... la oreja iba debiendo tres meses de alquiler de casa”.

Que una actividad para estudiantes del preuniversitario comenzara con el poema “El mosquito zumba en la oreja”, de Lydia Cabrera una mujer que llevo los cuentos negros de Cuba a la literatura, no era extraño; pero que, los jóvenes la disfrutaran, fue una grata sorpresa.

 

Elena Rivero Barrera, Presidenta de la Asociación Hermanos Saiz en Mayabeque me explica:

“Con el Convenio que se firma con la Universidad Agraria de la Habana, Fructuoso Rodríguez, los integrantes del Club Montecallado y a AHS nos fuimos vinculando y logramos rescatar eso que se había perdido de ir por los municipios mostrando qué es la Asociación Hermanos Saiz, qué está haciendo en estos momentos y no solamente con artistas de la asociación, sino que invitamos a aristas jóvenes de otras provincias a que se sumen a estas actividades. Llegar a los jóvenes de una forma fresca, atrevida, sana; defendiendo nuestra cultura por encima de todo. Vinimos a Jaruco, porque en Jaruco en este momento no tenemos ningún asociado”.

 

Jessica Lázara León Reyes, estudiante de segundo año de Gestión Sociocultural para el Desarrollo, en la Universidad Agraria de la Habana, Fructuoso Rodríguez emocionó a todos al interpretar un monólogo con texto de Manuel Cofiño: “Los besos duermen en la piedra” y   una improvisada agrupación musical tuvo como vocalista a César Álvarez Fraga, estudiante de Educación Artística en la UNAH y director de Montecallado Club.

 

Brigada Cultural AHS-UNAH“Es un evento que se hace todos los martes en la universidad. Se llamaba “El Club de los Poetas muertos”, ahora, Montecallado Club, donde se comparte literatura, audiovisuales, inquietudes artísticas de los aficionados de la universidad. En el Noveno Congreso de la FEU formamos la Brigada Cultural.

 

En el improvisado escenario que fue el patio de la escuela, a la sombra de una mata de mango, los estudiantes del preuniversitario Capitán San Luis, de Jaruco, asistieron a un espectáculo que incluyó folclore, literatura, teatro, música…Nunca decayó la atención de azulado auditórium. Rieron, se emocionaron, corearon canciones y se identificaron con los textos poéticos. Algunos, preguntaban qué hacer para incorporarse a la brigada.

 

Alberto Miguel de la Paz, profesor de la UNAH, que acompaña a la Brigada Cultural en su periplo por las comunidades de Mayabeque, explicó que la brigada cultural la integran estudiantes de la Universidad Agraria de la Habana, Fructuoso Rodríguez; estudiantes de veterinaria, agronomía, pedagogía, humanidades y artistas vinculados a la Asociación Hermanos Saiz vinieron y el joven poeta holguinero Reinaldo Zaldívar Osorio, que estaba de paso por Mayabeque y que para integrarla solo debían tener sensibilidad artística, disposición y agregó.

 

Brigada Cultural AHS-UNAH“Hemos logrado perfilar este convenio de trabajo entre la AHS y la UNAH. Aclaro que las relaciones siempre fueron buenas y siempre hubo un intercambio, pero ya cuando se logra firmar el convenio, la cosa queda más organizada, para ir supliendo esas necesidades culturales que también son parte de la formación del adecuado profesional dentro de la universidad”.


En la visita de la Brigada Cultural AHS- UNAH al preuniversitario Capitán san Luis de Jaruco, el profesor Alberto regaló también su poesía a los estudiantes.

 

“Una bocanada de aire fresco; luz parida con dolor. Una mano se extiende como un arcoíris sobre el sucio ocre gris, con que alguien quiere comprar el canto de las semillas. Collage de ganas por un sueño. Faltan los tuyos”.

 

Eso es la Brigada Cultural que llevó el arte a las aulas del preuniversitario jaruqueño. Una bocanada de aire fresco.