Fidel Vargas: Al pie del canal, oro, único mineral posible

La velocidad en el canotaje conlleva a una dinámica diferente. Además de volúmenes hay que trabajar mucho las capacidades de reacción en la largada, explosividad a la hora de sacar los brazos en cada paletada y buscar un ritmo estable en un tramo muy corto de regata.

Al parecer, los kayacistas Yusmary Mengana y Fidel Vargas han conjugado todas esas variables, pues ambos se vistieron de oro en el Complejo de Tuxpan, resistieron los embates del aire —los registros distaron de los habituales—, y dominaron la prueba a 200 metros, con cronos respectivos de 51.350 segundos y 40.658.

 

La apertura correspondió al santiaguero de 22 años Vargas, un kayacista que al decir del entrenador Sandor Saurí es todo enfoque, con un buen ritmo de boga y muy voluntarioso: “después del Festival Panamericano nos dedicamos al trabajo técnico específico y la mejoría de la velocidad neta, combinada con el desarrollo de capacidades aerobias para contrarrestar la altura.”

 

Fidel le sacó más de cinco segundos a su escolta, el venezolano Antonio Oropesa (45.790), mientras el anfitrión Santos Marroquín (46.748) se colgó el bronce.


Yusmary Mengana cruzó la línea de sentencia sin mucha presión rival. Foto: Sitio oficial de los Juegos

De Yusmary ya habíamos comentado sobre sus potencialidades. Si mantiene su progresión y halla un escenario competitivo de nivel estable en lo que queda de ciclo, no sorprendería verla en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 en la Final A de alguna de sus modalidades. Este lunes dejó sin opciones a la colombiana Yerly Muñoz (55.125) y a la local Maricela Montemayor (55.291). Cumplió entonces Mengana con la distancia de su predilección, pese a concluir con un tiempo bastante inferior a los 39.525 que ostenta de cota personal, otro indicador para dar fe de la acción de las corrientes, en un canal enclavado en la desembocadura del Río Tuxpan.

 

El primer tercio de las cinco finales proyectadas se completó con la plata de Rolexis Báez en la canoa monoplaza del doble hectómetro. El atleta yumurino, con ocho abriles de experiencia en la armada élite y quien entrenó un año kayak antes de decidirse por la canoa, al parecer aún no ha adquirido los volúmenes idóneos de fuerza explosiva, pues sus entrenamientos de los últimos tiempos se han concentrado en la tripulación que forma en el C-2 junto a Serguey Torres.

 

Báez registró 53.197 segundos, y no pudo rebasar al cafetero Sergio David (51.336). La tercera plaza, a la cuenta del venezolano Ronny Ratia (56.837).

 

“Solía remar 200 metros, es la velocidad el segmento donde mejor me siento por mi potencia física (1.75 metros y 79 kilogramos de peso). Mis mil metros eran aceptables, sin embargo, la pareja con Serguey ha tenido un crecimiento sólido. Acople de ritmo, mejor desplazamiento, resistencia de la fuerza. Solo que había disminuido mi fuerza explosiva y debo recuperarla”, concluyó Báez. Eso, de seguro, influyó en su rendimiento plateado.

Videos


Artículos Relacionados