Baloncesto cierra noche dorada en Veracruz

Categoría: Nacionales
Publicado el Lunes, 24 Noviembre 2014 09:28
Escrito por Tomado de Granma
Visitas: 791

VERACRUZ.—La escuadra femenina de baloncesto cerró la noche de la delegación cubana aquí en el auditorio Benito Juárez, donde dejo clara su evolución dentro de la elite de este deporte a nivel internacional y derrotando con pizarra de 81-67 a la plantilla de Puerto Rico, en un choque en el cual se plantearon una exigencia por encima del nivel del contrario y de la propia competencia.

“Siempre lo hacemos así y esa postura es la que nos ha permitido alcanzar un nivel competitivo que nos ha hecho codearnos de tu a tu con los mejores planteles del mundo, como ocurrió en el pasado campeonato mundial, en Praga, Checoeslovaquia”, dijo el intranquilo director técnico de las muchachas de la Mayor de las Antillas.

 

En tanto la pequeña Ineidis Casanova comentó al finalizar el encuentro que “vinimos hasta aquí a buscar la medalla de oro de la delegación y no defraudamos ni a nuestro pueblo y ni a esta gente veracruzana que nos hizo sentirnos como en casa”.

 

Y ciertamente, el auditorio retumbaba con cada enceste de las actuales campeonas centrocaribeñas. Con aforo para unas 5 000 personas, el Benito Juárez fue testigo de las frases ¡Cuba! ¡Cuba!  o de los atronadores aplausos tras los espectaculares ataques al aro de Clenia Noblet.

 

Las almas para la boricua Carla Cortijo, una muchacha pequeña, pero gigantes en los fundamentos del juego y quien le dijo a Granma, que “es un estímulo jugar cada partido con Cuba, es un elenco mundialista, que cada día se ve mejor y el hecho de compartir la cancha y en varios pasajes del encuentro acercarnos en el marcador es un premio para nosotras”.

 

Zabala nos dijo que esperamos superar en el 2015 lo hecho en este año próximo a concluir, “en el que esta medalla es muy importante por el aporte a nuestros compañeros del resto de los deportes y porque desde 1986, las selecciones femeninas no han perdido una edición de estas citas”.

 

La del baloncesto fue el título dorado número 62 de la embajada cubana y la que redujo a cinco la diferencia con la comitiva anfitriona.