Buena cosecha

Jaruco, Mayabeque. El médico de San Antonio de Río Blanco, Rotceh Ríos Molina envió un mensaje de felicitación por el año nuevo al pueblo jaruqueño. El joven Especialista en Medicina Interna de 29 años de edad, vive la experiencia más difícil y hermosa de su vida en Sierra Leona, donde trabaja desde hace casi dos meses junto a otros 164 colaboradores de la Salud cubanos que forman parte del Contingente Internacional Henry Reeve.

 

Su misión es enfrentar, la terrible epidemia del virus del Ébola; y sobre todo, repartir salud, esperanzas y alegrías a la gente de esa nación de África Occidental acostumbrada al desamparo, al olvido, a la muerte.

En su misiva dijo que está trabajando mucho, que por fin abrió las puertas, en Freetown, capital de Sierra Leona, el hospital Ébola cubano, al cual llama: “Mi hospital”, y del cual es coordinador junto a otra doctora.

 

Confiesa, el doctor jaruqueño Rotceh Ríos Molina, que todo va a pedir de boca, que se escucha su criterio, y existe unidad en el equipo de trabajo empeñado día a día en cerrar el cerco a la enfermedad que diezma familias completas y sume en la orfandad a cientos de niños.

 

También cuenta que disponen de los recursos necesarios para tratar a los pacientes gracias a la Organización Mundial de la Salud, organismo encargado de proporcionar medicinas y equipos, destinados al tratamiento gratuito a los enfermos y a la bioseguridad del personal sanitario.

 

Rotceh dice también en su mensaje que el Gobierno de Sierra Leona se toma en serio por fin la epidemia del Ébola, que surgen brigadas de voluntarios para reducir la propagación del mal hasta en las comunidades más apartadas.

 

Por otra parte, refiere que las navidades se suspendieron en Sierra Leona y que el día final del año disfrutará solamente de una comida en el hotel donde se alberga con otros galenos cubanos, pero que a pesar de todo está feliz por los buenos resultados en su trabajo, a los que llama, ”buena cosecha”.

 

Me cuenta además que hizo un muñeco y le puso el traje usado por los médicos para tratar a los pacientes Ébola, al cual le escribió Doctores Cuba 165 y además le dibujó en el hombro la bandera de la estrella solitaria. Dice Rotceh que esa iniciativa ha causado sensación entre los ministros y otras personalidades que visitan el hospital cubano, y hasta se hacen fotos con el muñeco.

 

Y terminó su carta diciendo que gozan ahora de mejores condiciones organizativas para combatir el Ébola, que todavía están festejando el regreso a Cuba de Antonio, Gerardo y Ramón y que mantienen la promesa de regresar los 164 sanos y con misión cumplida a la Patria.

Videos


Artículos Relacionados

Variados