Cuando se tiene el alma en la garganta

Si bien es cierto que la obra y la trayectoria revolucionaria de José Martí es conocida dentro y fuera de la Isla, su vida familiar aparece quizás como uno de las aristas menos difundidas.

 

Aunque la valía de muchos hombres los sitúa a veces inamovibles en el pensamiento de la gente. Martí, fue un hombre de carne y hueso, tuvo discrepancias con la amada esposa,  recibió cartas duras de la madre y padeció  por la muerte de tres hermanas en la flor de la vida.

 

Mariana Matilde, Ana,  sin apenas cumplir los 19; María del Pilar Eduardo, Pilar, dos días antes de su sexto cumpleaños; y Dolores Eustaquia, Lolita, cuando no llegaba a los cinco años, fueron pérdidas que calaron hondo en el alma del poeta y motivaron versos como los dedicados a Ana:
Mis padres duermen
Mi hermana ha muerto
Es hora de pensar. Pensar espanta,
Cuando se tiene el alma en la garganta...


Respecto a sus relaciones con Doña Leonor, es fácil adivinar cuánto debe haber sufrido por hacerla padecer tan temprano. Sin embargo, a pesar de los reproches de la madre, Martí sigue viendo en Doña Leonor a su preciado tesoro.  En 1878 le contaría a su amigo Manuel Mercado: Mi madre tiene grandezas y se las estimo, y la amo, Ud. lo sabe, hondamente, pero no me perdona mi salvaje independencia, mi brusca inflexibilidad, ni mis opiniones sobre Cuba. Lo que tengo de mejor es lo que es juzgado por lo más malo. Me aflige, pero no tuerce mi camino.

 

José Francisco Martí Zayas-Bazán, Pepito, su amado hijo, estuvo enrolado en la expedición de Carlos Roloff y luego en 1897, combatió en el Ejército Libertador, donde alcanzó el grado de capitán, honró la memoria de su padre.

 

La otra parte imprescindible en la vida de Martí fue María Mantilla. Por eso entre los objetos personales encontrados luego de la tragedia de Dos Ríos se halló una foto de esa niña. No pudo la guerra ni el fragor de la contienda olvidar a la muchacha, como tampoco lo hizo con los suyos.

 

Por eso, conocer ese pedacito del alma donde Martí guardó el cariño y el respeto por su familia, es tocar al hombre de carne y hueso, al ser humano que amó tanto a su Patria como a su gente.

Videos


Artículos Relacionados

Variados