Carta desde Sierra Leona del médico de Jaruco Rotceh Ríos Molina a Gerardo Hernádez Nordelo

Hermano:
Quisiera  permitirme decir cuán grande es mi alegría desde el 17 de diciembre del 2014 cuando por llamado del representante del Partido Comunista de Cuba en la misión, nos ubicaron a todos  en la sala de estar de un hotel de Freetown, en Sierra Leona donde en ese momento cumplíamos con las funciones encomendadas por nuestra patria en esta guerra, que ya casi vencemos  contra un virus de diminutas dimensiones, pero tan letal como una bomba si no se controlaba a tiempo.


Ese día al recibir la noticia de tu liberación y la de Antonio y Ramón,  la idiosincrasia de los cubanos no se hizo esperar y nos abrazábamos y dábamos las manos en señal de festejo por el gran triunfo que había logrado la humanidad, pese a las recomendaciones de los funcionarios de la Organización Mundial de la Salud de limitar al mínimo los contactos físicos, a fin de descontar posibles contagios.


Pero ese día en nada pensamos sino en que ya se vencía como había predicho nuestro invencible comandante, que volverían. Siento ahora mayor  regocijo al saber que ya estás en casa desde hace más de 2 meses, con la presencia además de tu primogénita Gema entre los cubanos, y hoy visitando a mis coterráneos, en medio de los festejos de la emisora de mi municipio natal. Aprovecho para agradecer a su colectivo por la encomiable labor que día a día realizan en función del  bienestar social, en especial a Marle mi “ángel guardián.  Muchas felicidades a todos, y les digo que aprovechen la presencia de un héroe de nuestros tiempos, de Cuba y de la humanidad, para que con mayor tesón y dedicación continúen su labor como hasta hoy.
 
A ti, amigo  Gerardo, decirte que todo lo que hemos hecho y nos queda por hacer lo hacemos siguiendo el ejemplo de personas tan grandes como ustedes, los Cinco, que supieron, sin bajar la frente, resistir el más cruel de los castigos, hasta recibir la justicia tan pedida por el mundo y tan merecida por ustedes.


A los 5 en nombre de la brigada médica cubana Henry Reeve desplegada en Sierra Leona  desde el 1 de octubre de 2014 y en el mío propio, les decimos hoy y siempre: gracias por continuar dándonos ejemplos que seguir y felicidades por conquistar la mayor de las victorias, la victoria de la dignidad y la moral tan necesaria en estos tiempos. Les decimos además que no los defraudaremos. Seremos merecedores con nuestro trabajo de tener un nombre único en el mundo, el ser llamados, CUBANOS.


Quisiera hacerles llegar una frase martiana poco conocida que estando aquí seleccionamos para que nos represente por siempre por lo mucho que se ajusta mucho a nuestra labor.


“Nada piden los cubanos al mundo, sino el conocimiento y respeto de su sacrificio: y dan al universo su sangre".


Una vez más muchas felicidades a Radio Jaruco y a sus trabajadores. Espero abrazar pronto a los Cinco en la Patria. Me despido diciendo como el Che: ¡Hasta la victoria siempre!
Dr Rotceh Ríos Molina Especialista en Medicina Interna de San Antonio de Río Blanco, municipio Jaruco, provincia Mayabeque y orgullosamente cubano.

Videos


Artículos Relacionados

Variados