Cuando Gerardo Hernández Nordelo se robó el corazón del pueblo de Jaruco

Jaruco, Mayabeque. Inolvidable, mágico, histórico, y mucho más, fue el acto de recordatorio de los sucesos del 13 de marzo de 1957 cuando jóvenes del directorio Revolucionario guiados por José Antonio Echeverría atacaron Palacio Presidencial y tomaron Radio Reloj, y los festejos del aniversario 45 de Radio Jaruco pues contaron con la presencia especial de Gerardo Hernández Nordelo y su esposa Adriana Pérez.

 

Indescriptible y muy difícil de resumir en palabras tantas emociones vividas por los cientos de jaruqueños que se congregaron desde horas del mediodía en las afueras de Radio Jaruco para esperar el acto y ver en directo al Héroe de la República de Cuba.

 

A su llegada Gerardo compartió con los niños del Comité Alas de Libertad en un muy emotivo y esperado encuentro que sacó en más de una ocasión lágrimas de alegría en los presentes, y luego se sumó al acto simbólico en recuerdo a la gesta de aquel 13 de marzo cuando los revolucionarios guiados por José Antonio intentaron ajusticiar a Fulgencio Batista en el Palacio Presidencial.

 

El Héroe de al república habló para el pueblo de Jaruco y recordó en sus palabras la valentía de aquellos jóvenes al tiempo que exhortó a los jóvenes de hoy a seguir ejemplos como esos pues siempre la patria los va a necesitar. “no hay un verdadero revolucionario cubano que no se emocione al escuchar esa alocución de José Antonio, así debemos ser hoy, debemos conocer la historia de Cuba para amarla mejor” sentenció Gerardo.

 

“…No piensen que fuimos liberados solamente por el acuerdo entre las altas esferas de los gobiernos cubano y norteamericano, fuimos liberados también por la intensa e incansable lucha de todo el pueblo desde los niños hasta los ancianos que impidieron a los Estados Unidos silenciar nuestro caso… ustedes también son parte del triunfo de nuestro regreso, gracias  por constituir además una fuente de inspiración para mis hermanos y para mí en nuestro tiempo en prisión, sin el apoyo de ustedes, el pueblo, no lo hubiéramos logrado” expresó visiblemente emocionado un Gerardo cuya nobleza y sencillez lo presenta como un cubano natural de esos que como Camilo se ganaba a la gente con tan solo sonreír.

 

Firmó autógrafos, se tiró miles de fotos con el pueblo, compartió con todos, y con los niños del comité de solidaridad Alas de Libertad y recordó las cartas que intercambiaron durante su tiempo en prisión, y finalmente hizo un aparte con los trabajadores de Radio Jaruco donde él y Adriana nos regalaron un poco de su felicidad entre otras cosas porque Gema, su pequeña princesa crece saludable al lado de sus padres en su Cuba libre, y entre tanta alegría prometió volver pronto acompañado de sus otros cuatro hermanos de lucha que hoy no pudieron estar aquí por encontrarse cumpliendo otras tareas.

 

Hoy fue un 13 de marzo diferente, al pueblo lo sentimos más cerca, Radio Jaruco llegó a sus 45 años como una niña de 15, y para nosotros aquí en esta Ciudad Condal fue una experiencia inolvidable ver reír, escuchar, y tocar a un hombre que con la sencillez más grande del mundo humedece sus ojos ante el amor de su pueblo pero que no claudicó ni un segundo durante los 16 largos años que sufrió injusta prisión, y es que así son los héroes de verdad cuando aman a su patria y a su gente, indestructibles, dignos, guapos, sencillos y determinados, y así hoy en Jaruco conocimos a Gerardo Hernández Nordelo, y sentimos que lo conocemos de siempre porque hoy  Gerardo marcó un antes y un después en la historia de Radio Jaruco y de esta ciudad, hoy se ganó el corazón de los jaruqueños que sin darse cuenta se entregaron a su hidalguía y a su nobleza.