Pelota cubana busca campeón entre tigres y piratas

Jack Sparrow, El capitán Flint, Barbanegra, o el mismísimo Corsario Negro están de fiesta, y con razón. Nadie, absolutamente nadie pronóstico en serio que la Isla de la Juventud llegaría a la final de la pelota cubana, ni siquiera después de haber ganado el primer juego en el Latinoamericano.

 

Pero los piratas isleños están ahí por su entrega, unidad y alegría para luchar los juegos de pelota, por creer en sí mismos y por ponerle más ganas que los demás diría yo, sin ánimo de ofender a nadie.

 

La Isla y Ciego de Ávila son los finalistas porque lo merecieron y los que no pudieron llegar hasta ahí allá ellos.

Lo de Industriales dejó mucho que desear, perder seis de forma consecutiva en el latino es una barbaridad, y su mentor Lázaro Vargas volvió a dejar un mal sabor de boca en los aficionados azules.

 

Lo de Granma, tengo que ser sincero, lo veía venir, no es un equipo para contender en un play off, juegan muy mal a la pelota y su picheo es casi nada, y si a eso se le suma que se le enfriaron los bates nada que hacer.

 

Y Matanzas, el equipo del seleccionador nacional Víctor Mesa, se queda soñando por cuarta ocasión consecutiva con ser campeones de Cuba, y que ahora nadie me diga que le faltaban jugadores claves por favor, pues aún así eran en el papel mucho pero mucho más equipo que la Isla. A mí en lo personal no me gusta la figura autoritaria y prepotente de Víctor Mesa, ni si forma de llevar al equipo en publico, no quiero imaginar en privado, presiona demasiado a sus jugadores y casi Cuba entera está un su contra por algo será, lo cierto es que el otrora estelar jardinero central como director sigue sin ganar un campeonato en ocho play off que ha intervenido, algo que bien pudiera ser un record. Aunque el de director con más derrotas en finales no se las quita nadie, tiene 20 juegos perdidos en cinc o finales, recuerden que cayó dos veces ante el Industriales de Anglada, una ante la Habana de Lombillo, y luego ante el Villa Clara de Moré y el Pinar de Urquiola, nada que sencillamente no se le dan las finales.

 

Ahora dejemos a el señor Mesa descansar en paz, y ocupémonos de la Gran final donde Ciego de Ávila es amplio favorito ante la Isla, con un equipo de figuras más hechas, mejor picheo abridor, en fin, pero a estas alturas decir que el equipo que barrió a Industriales y pasó por encima de Matanzas no puede ganar el campeonato es de locos. Por cierto la Isla gane o no, merece un estimulo extrafronteras.

 

Los tigres buscan su segunda corona y los piratas la primera, ambos equipos merecen estar ahí más que nadie. El terreno pondrá a prueba la convicción de ambos una vez más, la fe en la victoria decidirá por encima de nombres o favoritismos. Los Tigres buscan coronarse reyes y los piratas como buenos que son robarse la corana y levarla para su Isla, lo que no me deja dudas que la 54 Serie nacional de Béisbol en Cuba tendrá un muy merecido campeón.

Videos


Artículos Relacionados

Variados