Exacerbados los ánimos

La delegación cubana a los foros de la sociedad civil de la Cumbre de las Américas protestó hoy por la no acreditación de 22 de sus miembros y se retiró de la inauguración del plenario. También se retiró la delegación venezolana en solidaridad con la de Cuba.

 

Los cubanos expresaron su indignación por la presencia en Panamá de Félix Rodríguez, asesino confeso del Che Guevara y de mercenarios que se jactan de su amistad con Posada Carriles, otro connotado terrorista y autor intelectual de la voladura de un avión civil cubano con 76 personas a bordo.

 

La inauguración del Foro de la Sociedad Civil de la Cumbre de las Américas se dilató por más de una hora luego de que los delegados cubanos de la sociedad civil de la isla, protestaran ante la puerta de acceso al salón plenario en el Hotel El Panamá por la falta de acreditación de 22 de sus integrantes, todos los cuales habían sido aceptados previamente por los organizadores mediante comunicación electrónica enviada a La Habana. Entre los actores sociales, intelectuales, líderes campesinos y estudiantiles cubanos no acreditados, se encuentran el filósofo Fernando Martínez Heredia, Premio Nacional de Ciencias Sociales; el novelista y ensayista Abel Prieto; el historiador Roberto Feraudy y el poeta y periodista Omar González. Estos intelectuales forman parte de la Red de Intelectuales, Artistas y Luchadores Sociales En Defensa de la Humanidad.

 

Una vez que los organizadores autorizaron la entrada de todos los cubanos que habían iniciado la protesta y de la delegación en pleno, que se había solidarizado con los excluidos, las manifestaciones de protesta continuaron dentro del salón plenario por la presencia en él de connotados enemigos de la Revolución Cubana, calificados por la delegación isleña de mercenarios, al no representar organizaciones de la verdadera sociedad civil cubana y recibir financiamiento del gobierno de los Estados Unidos y sus aliados para desarrollar sus actividades subversivas.

 

Finalmente, la delegación cubana se dirigió a viva voz al auditorio e hizo saber que se retiraba del salón en señal de respeto al presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela, y a otras autoridades de su gobierno, aun cuando resulte dudoso que no haya algún funcionario comprometido con la exclusión de los más de 20 actores sociales e integrantes de la sociedad civil cubana.

 

Todo indica que las protestas continuarán de no subsanarse la exclusión de los delegados cubanos y la presencia de los asalariados de Estados Unidos.

 

( Por: Angel Guerra Cabrera Tomado de La Jornada)