Raúl en Italia: “Me siento contento y satisfecho con esta visita”

ROMA.—Durante una escala técnica en la capital italiana, que duró poco menos de 24 horas, el presidente Raúl Castro Ruz aprovechó su estancia aquí para reunirse con el Papa Francisco y el primer ministro italiano Matteo Renzi, encuentros que, según sus declaraciones a la prensa, lo hicieron sentirse contento y satisfecho.

 

El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica y el mandatario cubano intercambiaron por vez primera de manera personal en la mañana del domingo en la Ciudad del Vaticano, en un encuentro privado que duró casi una hora. Al terminar la reunión, Raúl comentó a la prensa que había tenido “una magnífica conversación con el Santo Padre, estoy muy contento y le vine a agradecer lo que hizo para empezar a resolver los problemas entre Estados Unidos y Cuba”.

 

El Presidente cubano había arribado justo a las 9 y 30 de la mañana al aula Pablo VI, lugar donde se realizó la reunión y en cuyas puertas estaba apostada una gran cantidad de periodistas, que desde temprano esperaban su llegada. Raúl fue recibido allí por el prefecto de la Casa Pontificia monseñor Georg Ganswein y después se encontró con el Papa Francisco en su estudio privado.

 

Luego, ambos dignatarios pasaron a un sa­lón contiguo y saludaron a las respectivas delegaciones, momento en el que Raúl obsequió al Santo Padre una pintura del artista de la plástica Alexis Leyva Machado (Kcho), titulada Mila­gro, obra motivada en el fenómeno de la emigración que, a decir de su autor, es la esclavitud de estos tiempos. Por su parte, el Papa regaló al General de Ejército la moneda conmemorativa por el segundo año de su Pontificado y el Evangelio de la Alegría.

 

La prensa local señaló lo extraordinario del tiempo de duración del diálogo, así como el día escogido, pues no es habitual que este tipo de recibimientos se realicen los domingos.

 

Antes de partir hacia la nación caribeña, luego de su encuentro con el primer ministro italiano Matteo Renzi, Raúl volvió a retomar el tema de su visita a la Ciudad del Vaticano y dijo que había tenido una agradable conversación con el Papa, de la cual salió impresionado por su sabiduría y modestia. Recordó sus estudios en un colegio jesuita y aseguró que irá con satisfacción a todas las misas que el Santo Padre oficiará en su próximo viaje a la Isla, en septiembre.

 

Vale apuntar que las relaciones con el Vaticano datan de hace 80 años, con varios hitos en su desarrollo como la visita del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz a la Santa Sede, en 1996; la estancia de cinco días en Cuba del Papa Juan Pablo II, en 1998; y catorce años después la visita de Benedicto XVI.

 

UNA NUEVA PÁGINA EN LAS RELACIONES ENTRE CUBA E ITALIA
Como una nueva página en las relaciones entre Cuba e Italia, calificó el primer ministro de esa nación, Matteo Renzi, su encuentro con el presidente de Cuba este domingo en el Palacio de Gobierno, tras el cual ambos ofrecieron declaraciones a los medios de prensa.

 

Comentó Renzi que “es un día de alegría para nuestros Gobiernos, que han trabajado durante meses y van a seguir trabajando aún. Es un gran día para todos los italianos que aman a Cuba y para todos los cubanos que aman a Italia. Pudimos tocar con las manos que muchas cosas están cambiando, que la historia siguió su curso y nosotros queremos ser protagonistas de la nueva historia”.

 

El jefe del Gobierno italiano dijo que estaba convencido de que “podemos hacer muchas cosas juntos”. El reto más importante, apuntó, está en la creación de un mundo más justo que combata la pobreza, los desequilibrios y las injusticias, que permita a todos los países construir un nuevo camino. Italia y Cuba serán protagonistas de ese nuevo recorrido, reiteró.

 

Finalmente Matteo Renzi consideró que “para nosotros es un día especialmente importante, pero lo mejor aún está por suceder”.

Por su parte, Raúl evaluó como importante la reunión con el Primer Ministro, en la que “ha­blamos de todo, de tiempos pasados, de la actualidad y de las relaciones que históricamente han mantenido cubanos e italianos. Las relaciones están bien, el intercambio comercial progresa y en los próximos tiempos seguirán de­sarrollándose indudablemente”, valoró.

 

El General de Ejército estimó que “Italia está jugando en estos momentos un papel muy importante en las negociaciones que estamos llevando con la Unión Europea y que esperamos concluir este año. Hay diferencias, pero tenemos que aprender a vivir con ellas, como estamos haciendo con los Estados Unidos. Hay que ser respetuosos con las ideas de los demás, aunque no coincidan con las nuestras”. Más ade­lante estimó que “esas diferencias no debieron existir nunca, pues fueron importadas de otros escenarios lejanos, con los cuales estamos ahora resolviendo las discrepancias”.

 

Sobre la actualidad cubana, explicó que “estamos dedicados en cuerpo y alma al perfeccionamiento de nuestro sistema, económico, político y social. No es una tarea fácil, es más difícil de lo que nos imaginamos al principio, sobre todo porque no queremos tomar la más mínima medida que afecte a nuestra población. No queremos políticas de choque”.

 

Dijo que se acusa a Cuba de no respetar los derechos humanos y consideró dañino cuando se utiliza este tema con fines políticos, “para utilizarlo en la mala política”. Reconocemos nuestros errores, nuestras dificultades, pero hemos resistido y avanzamos, dijo.

 

Antes de partir hacia su país, dijo que se iba satisfecho de la visita a Italia, le agradeció al Primer Ministro por la acogida e informó a los periodistas que le había hecho una invitación para que en este propio año realice una visita a La Habana.


Concluía así un recorrido que desde el segundo día de mayo llevó al presidente cubano y su delegación a Argelia, Rusia e Italia, naciones que mostraron una gran hospitalidad hacia la Mayor de las Antillas.

 

En horas de la noche del domingo, Raúl arribó a Cuba y en el aeropuerto internacional José Martí lo recibieron los miembros del Buró Político José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y el ministro del Interior, general de cuerpo de ejército Abelardo Colomé Ibarra.