La llamada

(Se estrecha puente de amor entre Héroe de la República de Cuba, Gerardo Hernández y el médico de Jaruco, Rotceh Ríos Molina)  
La llegada del médico Rotceh Ríos Molina a San Antonio de Río Blanco el pasado 22 de abril fue de gran alegría para su pueblo. El Joven Especialista de Medicina Interna regresaba de Sierra Leona, en África Occidental tras cumplir durantes seis meses la noble tarea de enfrentar el Ébola, uno de los virus más terribles y mortales de los últimos tiempos.

 

Desde que se supo su regreso, la gente me pregunta constantemente en la calle cuándo se encontrarían él y Gerardo Hernández Nordelo, uno de los Cinco. Se trata de un sueño largamente esperado, sobre todo por esta reportera luego de que en noviembre del pasado año Rotceh y el Héroe de la República de Cuba intercambiaran correspondencia.

 

Concertar una cita entre Gerardo y Rotceh permanece latente en mis planes, no lo duden. Pero como todos saben Gerardo ha tenido una agenda bien apretada desde que regresó a la patria el 17 de diciembre, luego de cumplir 16 años de injusto encierro en cárceles norteamericanas.

 

Además de materializar sus anhelos de visitar la escuela primaria donde estudió en su infancia, reencontrarse con viejos amigos y asumir el papel de padre largamente esperado, Gerardo ha participado en incontables encuentros organizados por diferentes instituciones del país, centros educacionales y órganos de prensa, como Radio Jaruco, donde premió con su presencia la celebración del aniversario 45 de la emisora este 13 de marzo.

 

También ha recorrido lugares de interés histórico y cultural de la capital y ha llegado hasta algunos barrios y comunidades de La Habana y Cienfuegos, entre otros territorios. Sobresalió en su itinerario la visita a Venezuela junto a sus hermanos de causa, Adriana y su pequeña Gema, princesas de su vida que iluminaron su estancia en la tierra del Libertador de América.

 

Hace pocos días se anunció que los Cinco estarán en Sudáfrica del 22 de junio al tres de julio por lo que, al parecer, todavía debemos esperar un poco más para que se estreche el puente de amor entre el médico de Jaruco, Rotceh Ríos Molina y Gerardo Hernández.

 

Sin embargo, antes de cerrar este comentario les voy a dar una buena noticia. El pasado jueves en la tarde el teléfono de Rotceh le avisaba de una llamada, al descolgar, se quedó sin voz, pues se trataba nada más y nada menos que de Gerardo.

 

Dice Rotceh que el héroe cubano le saludó como suele hacerlo un amigo de toda la vida, y le contó cómo había estado pendiente del trabajo de los colaboradores cubanos en África Occidental, y por supuesto, de su regreso a San Antonio de Río Blanco.

 

En los breves minutos que duró la conversación Gerardo se interesó por el estado de ánimo de Rotceh y por su familia, y antes de despedirse dejó la promesa de encontrarse ambos algún día.

 

Gerardo Hernández Nordelo demostraba así la nobleza de sus sentimientos y su humildad. Yo, que le he visto llegar a los lugares donde le esperan para participar en algún encuentro les puedo asegurar que se trata de un hombre de pueblo, con un magnetismo extraordinario. Y basada en el rastro de amor que Gerardo ha dejado en la gente desde que llegó a Cuba, les afirmo, sin temor a equivocarme, que él y Rotceh se encontrarán.

Videos


Artículos Relacionados

Variados