Argentina sigue perteneciendo a Maradona

Comenzaron este viernes los décimo séptimos Juegos deportivos panamericanos, Toronto 2015, y aún es temprano para abundar de la posibilidades de cuba en ellos, pues el medallero aún no despega, eso sí el segundo lugar por países, objetivo de nuestra delegación está bien difícil.

 

Por eso hoy vamos a cerrar el ciclo de comentarios sobre la Copa América de Fútbol que culminó hace una semana y de la que aún mucho se discute en Jaruco y en todo el mundo, Argentina perdió y Messi se lleva muchas de las culpas.

 

 

A Messi los aficionados y fanáticos, ojo no es lo mismo, lo apoyan hasta la muerte y no ven la realidad objetiva de las criticas a su estrella, pero bien tampoco es Messi el máximo responsable de todas las derrotas argentinas.

 

Ahora bien, para comenzar Lionel Andrés Messi, es genial, uno de esos futbolistas que sale uno cada mil años, y es argentino, zurdo y maravilloso, capaz de regatear hasta su sombra, por eso quizás, solo por eso en la tierra del tango lo comparen tanto con Diego Armando Maradona, que también es zurdo, brillante, genial y que regateaba hasta el árbitro, pero que acostumbró a los argentinos a resultados y a dejarse la vida con la selección.   

 

Este trabajo no es para nada una comparación de Messi con Maradona, pues estoy seguro que sería injusto con el pibe de Oro, ese que vestido de Dios le devolvió las Malvinas a Argentina, primero con la mano y luego con el mejor gol de todos los tiempos allá en México 1986, sería injusto repito, Messi nunca estará a la altura de Maradona.

 

Nadie, absolutamente nadie, puede contra la realidad, y esa dice que Messi lleva en más de mil minutos de partidos decisivos con Argentina, dígase etapas, de octavos de final, cuartos, semifinales o finales, sin marcar un gol con la albiceleste, y sin asistir y casi sin aparecer, y eso no se lo explica nadie.
 
Y creo que lo que no le perdonan en Argentina es que se borre de los grandes partidos, ellos le exigen a él, como lo que es, el mejor  jugador de fútbol del mundo y el líder que tiene la obligación de ser por todo lo que es y también por llevar la 10 de Maradona.

 

Más que un título a la pulga atómica se le pide aparecer en los grandes juegos porque todos entendemos que es un deporte colectivo de once contra once y a las instancias finales llegan los mejores, para que me entiendan mejor, cuando Diego Maradona logró el segundo lugar en el mundial de Italia 90, y jugó todos los partidos infiltrado de sus rodillas y la final, además con una venda en la espalda por problemas en la columna nadie le reclamo nada porque se dejó el alma en pos de la victoria, ¿acaso alguien se atreve a reclamar algo a Javier Mascherano?

 

Messi es espectacular, pero con la albiceleste pasa a ser un buen jugador y nada más, tres Copas América y tres mundiales hay ya para demostrarlo, de sus 47 goles con la selección sólo tres fueron en la Copa América y cinco en tres mundiales, es decir ocho, eso teniendo en cuenta que en la Copa América de 2011 y el mundial de 2010 se fue sin goles.

 

Los grandes deportistas de la historia están para brillar cuando más se les necesite por encima del resto y sin justificaciones si no entonces no son lo que dicen que son, por ejemplo en los Chicago Bulls quien si no era Michael Jordan debían encestar cuando llegaba la hora cero, Nadie, le tocaba a él por ser sencillamente el mejor del mundo, lo mismo que es Messi, pero en Argentina no es así.

 

Leo es extraordinario y Argentina lo necesita, y él necesita a Argentina, además no es el único responsable en esta ocasión de más de una decisión del Tata Martino en Chile le costó mucho a la selección. Y tampoco nadie puede dudar del compromiso de Messi.

 

Pero amigos míos lo cierto es Lionel Messi le debe a su selección nacional un gran partido de esos decisivos cuando está el título en juego, pero la vida aún no termina ni el reinado de Messi en el fútbol tampoco, el 2016 le traerá la Copa América del Centenario y otra gran oportunidad para ganar algo con la albiceleste además del mundial de Rusia 2018, y la que pudiera ser su último chance de triunfar en la Copa América de 2019, o sea le quedan tres balas en la recamara, igual da en alguno de esos blanco y todo el mundo se le olvidan las criticas, veremos cuando acabe su tiempo en las canchas donde se sitúa Lionel en la historia de la Argentina que a día de hoy sigue siendo de Maradona.

Videos


Artículos Relacionados

Variados