Jaruco va por la renovación

Un nuevo modelo de Gobierno Local se implementa en Jaruco desde hace un año. Se trata de un experimento aplicado en los 22 municipios de las jóvenes provincias de Artemisa y Mayabeque, en el Occidente cubano, con el objetivo de poner en práctica una estructura que haga más armónico y factible el funcionamiento de los principales actores de la comunidad.

Cuando digo actores me refiero a los entes esenciales que administran, dirigen y hacen posible el desarrollo económico, político y social del territorio. Vale recordar que un año atrás los Órganos Locales del Poder Popular, además de rectorar el trabajo con los Delegados de circunscripción de los Concejos Populares que conforman la Asamblea, también administraban, fiscalizaban, es decir, cargaban con millones de responsabilidades y tareas.

Desde el primero de julio de 2012 la situación es diferente. Los asuntos administrativos y políticos se deslindaron. El Consejo de la Administración Municipal se separó de la Asamblea y ambos tienen funciones diferentes, aunque del equilibrio y la unidad en la gestión de ambos depende toda la vida en la sociedad.

Aunque ya son palpables los cambios estructurales generados por la implementación de esta modalidad de gobierno, todavía falta ganar en conciencia. Transformar la realidad se convierte en una tarea bien difícil cuando la entorpecen concepciones arcaicas. Para crear esa sociedad diferente a la que aspiramos los directivos deben, sobre todo, ajustar su mentalidad como bien invitaba este lunes El General de División Leonardo Andollo Valdés, segundo Jefe La Comisión Nacional de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Entre las modificaciones realizadas en la etapa está la creación de tres direcciones generales: Infraestructura, Economía y Planificación y Educación Cultura y Deporte. De ellas se derivan otros Departamentos, órganos, Secciones y direcciones que conforman un engranaje que poco a poco echa a andar.

Esos cambios generan contradicciones, incongruencias, es cierto, pero todo ello forma parte de un proceso dialéctico que necesariamente conduce al desarrollo. Por ejemplo, hace un año 19 inmuebles de Jaruco estaban ocupados por las diferentes direcciones, organismos y organizaciones sociales. Hoy están agrupadas y tienen sus sedes en solo nueve locales.

Reducir las instalaciones del Estado, disminuir los gastos, facilitar el control del trabajo y mejorar el acceso de la población a sus representantes son objetivos primordiales de la nueva forma de Gobierno que pretende instaurarse en cada localidad del país en los años venideros.

Hoy, en Jaruco, se evalúan los resultados luego de más de doce meses de esfuerzo y nadie está satisfecho. Aún persisten debilidades subjetivas y problemáticas muy concretas posibles de solucionar a corto y mediano plazo, en dependencia de la calidad de la gestión de los principales directivos, la colaboración ciudadana y las posibilidades reales de un país bloqueado desde hace más de medio siglo.

Otros buenos proyectos surgen en la misma medida que se revoluciona la sociedad con el nuevo modelo de Gobierno que se implementa experimentalmente solo en Mayabeque y Artemisa, de ahí que la máxima dirección del Estado cubano ofrezca luz verde para llevarlas a vías de hecho teniendo en cuenta que redundarán en un futuro próspero y sostenible.

Planificar bien, controlar y trabajar son las claves para crear una patria nueva, distinta, de todos y para el bien de todos como soñó Martí. Esa es en definitiva la aspiración permanente y obligada de los cubanos de buena voluntad que ven en estos aires de renovadores la oportunidad de salvar la Patria y el socialismo.

Videos


Artículos Relacionados

Variados