Aún hay miles de inmigrantes en las islas griegas, en Hungría y en Serbia

Alemania anunció este martes que puede acoger a medio millón de refugiados anualmente, durante varios años más, “porque somos económicamente más fuertes”, declaró el vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel. Sin embargo, advirtió: “no podemos aceptar cada año a un millón de personas e integrarlas sin problema”. Alemania espera recibir este año 800 mil solicitudes de asilo, cuatro veces más que durante 2014.

 

Mientras, en la isla griega de Lesbos continuaron los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los migrantes. La policía equipada con toletes trató de controlar a unos 6 mil personas que intentaban embarcar hacia Atenas, en el ferry Eleftherios Venizelos, con capacidad para sólo 2 mil 500 personas.

 

En los próximos días, el gobierno de transición en Atenas planea poner en servicio otros ferrys para el transporte de los refugiados hacia tierra firme, ya que, de acuerdo con el Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), al menos 30 mil migrantes se encuentran en las islas griegas; sólo en Lesbos hay 20 mil. Según cálculos del Acnur, se espera que unas 850 mil personas crucen el Mediterráneo en busca de refugio en Europa este año y el próximo.

 

Concentraciones similares ocurrieron en el centro de registro de Rözke, en la frontera húngaroserbia, donde dos grupos de desplazados de entre 100 y 150 personas siguieron su camino a pie rumbo al oeste, tras sortear a la policía; incluso los agentes escoltaron después a los refugiados.

 

En la estación de tren de Keleti, en Budapest, numerosos migrantes se arremolinaron nuevamente con la esperanza de abordar trenes con destino a Austria y Alemania.

 

La Comisión Europea (CE) informó que dará 4 millones de euros en ayuda de emergencia a Hungría para manejar la crisis, al tiempo que Francia anunció que su gobierno destinará 25 millones de euros a un “plan de acción” internacional en favor de las minorías perseguidas en Medio Oriente.

 

La propuesta incluye una parte humanitaria para ayudar a los desplazados de las minorías y favorecer su retorno; una judicial, para “luchar contra la impunidad de los terroristas”, y una política, para “promover un contexto necesario para el mantenimiento de la diversidad religiosa y étnica en la región”, precisó el canciller de Francia, Laurent Fabius, en una Conferencia Internacional sobre las víctimas de violencia étnica y religiosa en Medio Oriente celebrada en París.

 

La Unión Europea (UE) dio a conocer que planea crear un fondo de mil 800 millones de euros para ayudar a que los países de África (como Eritrea, Etiopía y Somalia) manejen mejor sus fronteras y eso ayude a reducir la cantidad de migrantes que se dirigen a Europa. También se prevé que el miércoles la UE publique una lista de países que considera “seguros”, entre los que estarán Albania y Kosovo.

 

El ex ministro de Dinamarca Martin Lidergaard criticó la campaña de su gobierno para disuadir a los refugiados de viajar hacia su país, mediante anuncios publicados en periódicos de Líbano, donde una quinta parte de la población está constituida por refugiados de Siria y otros países en conflicto.

 

Rusia criticó la respuesta de la UE ante la crisis migratoria y culpó al bloque de “desatar” los conflictos que han provocado las migraciones masivas.

Videos


Artículos Relacionados

Variados