El Obispo Espada hechizado por Jaruco

EL Obispo Juan José Díaz de Espada y Landa, efectuó el 18 de Enero de 1804 una visita pastoral a la parroquia de la Ciudad Condal de Jaruco, en compañía del cronista Fray Hipólito Sánchez Rangel, quien después redactara un artículo en la Revista Bimestre Cubano, resaltando la belleza paradisiaca del pueblo fundado en 1770 por el Conde Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda.

obispo-espada-jarucoSu excelencia caminó por las adornadas calles, adornadas con arcadas de Miraguano en cada esquina. La gente le saludaba a su paso, y él sonreía al escuchar los musicales pregones de los vendedores ambulantes, mientras las campanas de la iglesia tocaban en honor al ilustre visitante

En compañía de las autoridades civiles y un grupo de feligreses llegó hasta Los Chorritos, un manantial de frescas aguas donde sació la sed bebiendo en una jicarita que le ofreciera el Alcalde. Allí quedó extasiado por los frondosos árboles que crecían en las márgenes del río San Juan.

Al concluir la estancia el prelado confesó que creía estar en el paraíso, por la seducción de la flora, y la hospitalidad de la gente.

La comitiva partió bien temprano en la mañana del 19 hacia Bainoa, para proseguir después a Caraballo, Agucate y Madruga, con el fin de llegar al siguiente día a la encantadora Matanzas. Cuentan que cada vez que iba a subirse al coche, Espada y Landa, recorría con la vista la villa jaruqueña. Sin duda, como acuño el cronista Fray Hipólito, el Obispo se fue hechizado de Jaruco.

Videos


Artículos Relacionados

Variados