La sociedad en el camino de la informatización

La política para la informatización de la sociedad cubana y aspectos como los avances tecnológicos, los desafíos en el área de la ciberseguridad, así como los servicios que se prestan a la población, entre los que se incluye el acceso a In­ternet, fueron abordados por especialistas del Ministerio de Comu­nica­ciones (MIC), la Em­­presa de Telecomu­nica­ciones  de Cu­ba (Etecsa), los Jo­ven Club de Computación y Electrónica (JCE) y la Uni­ver­sidad de las Ciencias Informá­ticas (UCI) en la Mesa Redonda de este jueves, titulada Avan­ces en la informatización de la sociedad cubana.

 

 

Partiendo de lo planteado por Mi­guel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el I Taller de Informatización y Ciberseguridad —el 20 de febrero de este año—de poner Internet al servicio de todos y lograr una inserción efectiva y auténtica de los cubanos en ese espacio; Wil­fredo González Vidal, viceministro del MIC, re­señó que este proceso se viene desa­rrollando desde años atrás, pero que cobra otra dimensión a partir de lo establecido por la Po­lítica Eco­nómica y Social reflejada en los Linea­mientos.

 

Con la realización del I Taller se abrió un ca­mino muy importante en esta temática. Según González Vidal en los días de su realización se escucharon las opiniones de más de 73 000 internautas sobre infraestructura, disponibilidad, acceso a la red de redes, entre otras cuestiones de interés, lo cual permitió actualizar las bases y prioridades del proceso de informatización de la sociedad.

 

En cuanto a las transformaciones, remarcó la concepción e implementación del Consejo de Informatización y Ciberseguridad, lo que permite ganar en coherencia en el análisis y desarrollo de nuestras prioridades. Este consejo tiene co­mo función principal controlar, coordinar y proponer todo lo relacionado con las políticas y es­trategias que se siguen en este campo.

 

Otra de las transformaciones tiene que ver con la ampliación de las capacidades de acceso a Internet, aspecto sobre el cual opinó que tiene que ser un acceso con responsabilidad in­dividual y colectiva.


Para ello, se trabaja en la potenciación de la infraestructura en telecomunicaciones para masificar los servicios de forma inalámbrica y, posteriormente, cuando sea posible, el desa­rrollo de la banda ancha. En general se busca brindar un servicio de calidad, siempre dependiendo de la capacidad económica financiera de que disponga el país.

 

Al abordar las prioridades de la estrategia de implementación en los últimos meses, Gonzá­lez Vidal comunicó que se han concebido cer­ca de 35 proyectos con una gran transversalidad e impacto. Llevarlos a cabo implica crear las capacidades de infraestructura tecnológica, lo que abarca la necesidad de renovar el equipamiento informático que hoy circula en el país y tener en cuenta la seguridad tecnológica y la sostenibilidad, como condiciones imprescindibles que deben acompañar este proceso.

 

Entre ellos sobresale el sistema bancario con la instalación de 141 nuevos cajeros automáticos, arribándose a cerca de 746 cajeros en todo el país, y con presencia en 53 de los 168 municipios. Se amplía la banca telefónica ha­cia otros bancos como el de Crédito y Co­mer­cio y también se amplía la banca remota. Otro de los proyectos es la informatización de los registros públicos del país, por lo que se hace necesario informatizar los registros primarios para dejar creada una base y luego brindar un mejor servicio.

 

También se encuentra el desarrollo de la televisión digital, pues ya se han comercializado más de 500 000 cajas decodificadoras e instalado más de 62 transmisores en el país, garantizando una cobertura para seis millones de personas.

 

MÁS OPCIONES Y GARANTIZANDO LA CALIDAD
Mayra Arevich Marín, presidenta ejecutiva de Etecsa, refirió que el país y esta entidad han realizado esfuerzos para, poco a poco, ir mo­der­nizando las redes de las telecomunicaciones, motivo por el cual se han introducido servicios de datos a la población.

 

Por otra parte, Arevich Marín insistió en que el desarrollo de Internet ha de hacerse sobre la base de la seguridad. En cuanto al desa­rrollo de los centros de datos, ejemplificó cómo hoy la mayoría de los ministerios y organizaciones de Cuba pueden hospedar sus aplicaciones en estos centros.

 

La presidenta ejecutiva de Etecsa comentó que se ha trabajado durante este año en la integración de las universidades de conjunto con el Ministerio de Educación Superior, alcanzándose un aumento del ancho de banda de 10 a 34 megabyte por segundo en las casas de altos estudios. Además, agregó, lo realizado en el de­sarrollo de la infraestructura en el área de la sa­lud, modernizándose la de los policlínicos, hos­pitales, clínicas estomatológicas, y la plataforma de Infomed.

 

Sobre el servicio de navegación, informó que si bien se comenzó con 118 salas solamente en Etecsa, hoy se cuenta con 176 en los Jo­ven Club de los diferentes municipios, a lo cual se suman las capacidades instaladas en hoteles para completar 683 áreas públicas de navegación.

 

Arevich Marín enfatizó también en que los usuarios del servicio Nauta se acerquen más a la modalidad de las cuentas permanentes que, a diferencia de las temporales, ofrecen más facilidades. Argu­mentó que alrededor de 3,8 millones de personas compran estas últimas a pesar de tener una vigencia solamente de 30 días, mientras que las primeras posibilitan visitar solamente una vez las oficinas de Etecsa, contar con una duración de 360 días, cambiar usuario y contraseña, recargar, evitando la com­pra a los revendedores, y la alternativa de hacerlo a los agentes de telecomunicaciones.

 

Sobre la wifi, expresó que si bien hoy solo se cuenta con 35 áreas, eso se debe a que es el inicio de un proyecto, elemento sobre el que ha de irse trabajando en lo adelante.

 

La presidenta notificó que van a continuar desplegándose nuevos puntos de acceso antes de fin de año (para que se coloquen antenas en lugares donde el usuario pueda sentarse y no haya tanta influencia del clima); tomándose una serie de acciones para acercar la venta de tarje­tas a la población —para lo que se prevé emplear a los 18 000 agentes de telecomunicaciones existentes—, continuar disminuyendo la tarifa progresivamente; además de ampliar las zo­nas tanto de servicios de datos, como salas de navegación e inalámbricas, en aras de cubrir más municipios.

 

UNA INDUSTRIA DEL SOFTWARE CUBANA


Reynaldo Rosado, vicerrector de la UCI, explicó en la Mesa Redonda que un elemento indispensable de cualquier industria de software es —además de la infraestructura tecnológica— el potencial humano; de ahí que hace 13 años se creara esta institución.

 

“En el país existían carreras que formaban profesionales afines —expresó— pero el ritmo de egresados era insuficiente. Hoy podemos hablar de una industria de software porque contamos con los ingenieros informáticos”.

 

Dijo además que fue Fidel, su estratega fundacional, quien, entre las premisas de su surgimiento, destacó que debía ser un centro docente experimental, con énfasis en la producción, don­de se debía investigar y formar profesionales para desarrollar aplicaciones y servicios informáticos, a partir del estudio y el trabajo, y servir de soporte a la industria cubana del software.

 

El modelo de formación propio de la UCI, puntualizó, permite a los estudiantes vincularse a los proyectos de desarrollo de software y servicios informáticos, que ya suman 128, asociados fundamentalmente al desarrollo de la materia en el país.

 

Algunos ejemplos mencionados por el vicerrector fueron la informatización de la Fiscalía, el Tribunal Supremo, la Comisión Electoral Na­cional, la creación del sistema operativo NOVA, y los resultados alcanzados en la Red Cuba.

Asimismo, Rosado sostuvo que se han graduado de la UCI 13 500 jóvenes, distribuidos en to­das las entidades del país, quienes contribuyen a crear y ordenar la industria cubana del software.

 

Entre los retos que tiene esta rama —agregó— figura que debe convertirse en un elemento aportador de divisas para el país.

 

MÁS CERCA DE CASA
Anamaris Solórzano Chacón, di­rectora na­cional de comunicación institucional de los Jo­ven Club de Computación, se refirió a la primera plataforma de búsqueda cubana, bajo el nombre CUBA (Con­tenidos Unificados de Bús­queda Avan­zada). La misma surge como parte de las acciones para reducir la dependencia de aplicaciones informáticas foráneas por parte de los usuarios y fue lanzada en julio de este año.

 

Esta herramienta, desarrollada por los JCE, en colaboración con la UCI, facilita a la población la búsqueda de servicios a través de In­ter­net, y hasta el momento cuenta con gran aceptación e identificación por parte de los usuarios.

 

Asimismo, hizo referencia al proyecto de enciclopedia en red cubano Ecured, lanzada desde diciembre del 2010, el cual cuenta con más de 140 000 artículos y recibe un promedio de 200 000 visitas diarias en la web. Por otra parte, la especialista explicó que la Ecured pue­de ser consultada en su versión portátil, (a través de DVD o memorias USB) o en su versión móvil.

Esta última, conocida como Ecumóvil, está disponible para teléfonos celulares que utilicen sistema Androide y cuenta con dos versiones: una sin imágenes, que puede actualizarse mensualmente a través de Internet, y una ilustrada, cuyas actualizaciones están disponibles dos veces al año, en los meses de julio y diciembre.

Otro proyecto de los JCE, se­ñaló, es la blogosfera Reflejo, una plataforma visual que cuenta hoy con 6 500 blogs de diversas temáticas, la cual permite a los usuarios expresarse a través de la interacción con las nuevas tecnologías y cuenta ac­tualmente con más de 5 000 visitas diarias, ma­nifestó.

Señaló además que los Joven Club se han colocado a la cabeza de las instituciones que se empeñan en producir videojuegos cubanos. En colaboración con la UCI, explicó, han desa­rrollado cuatro videojuegos en los que dan vida a personajes de dibujos animados tradicionales, presentando un producto a la vez ameno y educativo.


Por último, dio a conocer la aceptación que ha suscitado por parte de los jóvenes cubanos la red social La Tendedera, que cuenta con 700 usuarios con acceso a chats privados, grupales, o a compartir in­formación.

 

DE ORGANIZACIÓN Y CIBERSEGURIDAD
Con respecto al proceso de creación de la Unión de Informáticos de Cuba (UIC), Ailyn Fe­bles Estrada, vicerrectora de investigaciones de la UCI, reseñó que tras el lanzamiento de la idea en el I Taller de Informatización, se constituyó el comité organizador y se realizó un recorrido por el país para su creación en las provincias.

 

Destacó que hay representación de muchos sectores, no solo de la informática. Añadió que en mayo se hizo el primer proceso de inscripción pa­ra sumarse a esta organización y reconoció el en­tusiasmo de los 4 000 profesionales ya inscritos.

 

Las asambleas constituyentes comenzarán el 29 de septiembre en la provincia de Sancti Spíritus, así como la etapa de creación de los consejos provinciales, proceso que se extenderá hasta el mes de enero. La asamblea constituyente nacional tendrá lugar en el 2016, después del Congreso del Partido.

 

Se debatirán dos grandes temas relacionados con los documentos rectores de la organización: estatutos y código de ética, para los cuales desde las redes sociales las opiniones emitidas en el primer taller ya han aportado muchas ideas.

 

El segundo tema será la proyección estratégica de la organización, que va a estar sustentada en cinco programas de trabajo: el Pro­grama de cooperación internacional; de capacitación y certificación; de Gestión del conocimiento; de tecnología de la información; y el de servicios.

 

También incluirá propuestas para el desa­rrollo de políticas públicas, la protección de la propiedad intelectual, la legislación para la producción de software y otros.

 

Febles Estrada enfatizó que la UIC tiene que ser revolucionaria, moderna y que agrupe a es­tos profesionales que el país ha formado gracias a la visión del Comandante en Jefe y que aportan mucho al desarrollo de las TIC.

 

Respecto a la ciberseguridad, el viceministro Wilfredo Gon­zález enfatizó en que es un tema estratégico, y ante los riesgos y amenazas se diseñan ac­ciones para proteger la soberanía y afianzar la cooperación internacional.

 

La creación del Centro de Seguridad del Ciber­es­pacio, el cual tiene la responsabilidad de velar por la ciber­seguridad en las redes de las infocomunicaciones del país junto a otras instituciones, es parte de esa estrategia.

 

En el 2014 y 2015 se notificaron a más de 176 naciones sobre ataques cibernéticos perpetrados contra nuestro país, y ante esta complejidad hay que promover la cooperación internacional, como dijo el presidente Raúl Castro en su discurso en la Cumbre de la Celac, señaló.

 

El viceministro del MIC destacó que hasta el momento cooperamos con más de 20 naciones, y apoyamos la elaboración de instrumentos jurídicos internacionales que regulen el empleo del ciberespacio con fines pacíficos.

 

Resaltó que Cuba ocupa posiciones muy positivas dentro de la Unión Internacional de Teleco­municaciones, el organismo de Nacio­nes Unidas que rectorea lo concerniente al tema. Agregó que la cooperación nos distingue y tenemos que seguir ampliándola para mi­nimizar los riesgos, así como el impacto del uso inadecuado de nuestras tecnologías, que deben estar puestas a favor del desarrollo de la sociedad.

Videos


Artículos Relacionados