Mayor organización de masas de Cuba busca fortalecer su misión

La Habana, 28 sep (PL) Los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), la mayor organización de masas de Cuba, desarrollan hoy acciones transformadoras en cada barrio para fortalecer su misión principal de defender el proceso revolucionario.


En entrevista que publica el diario Granma con motivo de cumplirse este lunes el aniversario 55 de los CDR, su coordinador nacional, Carlos Rafael Miranda, aseveró que ese "cambio requiere de mayor participación de cada uno de sus miembros, pero que depende, en buena medida, de quienes la dirigen a todos los niveles".

 

Más de ocho millones 500 mil cubanos -alrededor del 91 por ciento de la población mayor de 14 años- militan en alguna de las más 136 mil organizaciones de base existentes en todo el país, precisó Miranda. Los CDR fueron creados por el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

 

Interrogado sobre el futuro de los CDR tras esta celebración, Miranda mencionó el trabajo conjunto con la Federación de Mujeres Cubanas en la prevención del tráfico y consumo de drogas que -refirió- no un mal que golpea a nuestra sociedad, pero estamos llamados a laborar para que ninguna familia se vea afectada por este flagelo.

 

"Otra dirección es la multiplicación de los proyectos comunitarios. La experiencia nos ha dicho que los proyectos comunitarios, bien desarrollados, permiten modificaciones de conductas, la educación, mejoran la convivencia y, sobre todo, logran la participación de la gente", sostuvo.

 

Añadió que también seguirán enfatizando en la incorporación de los jóvenes, tanto a las actividades de la cuadra como a las tareas de dirección (42 por ciento de los cargos son ocupados por ellos), acompañados de la experiencia.

 

Pero, aseveró, la batalla más fuerte de cara al futuro de la organización será atemperar las acciones a cada barrio e insistió en que el CDR tiene que parecerse cada vez más al barrio, a la cuadra, a la comunidad.

 

Explicó que "no es posible tratar de dinamizar y lograr un cambio en el trabajo de la organización, si usted pretende que todos los CDR hagan las cosas parecidas. Eso no es posible. Cada barrio tiene sus características, su sicología, sus líderes, sus formas de organizarse. Si eso no se tiene en cuenta, es imposible avanzar".

 

Agregó la necesidad de lograr que cada CDR tenga contenido propio, que se implique a sus miembros en la transformación de la comunidad para el bien de los vecinos. La organización tiene que ser útil para el barrio.

 

"Y ello es imprescindible para nuestra misión principal, que es la unidad de los revolucionarios en la defensa de la Revolución", subrayó.

Videos


Artículos Relacionados