RADIO JARUCO

Font Size

SCREEN

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Traicionar nunca fue una opción

QUITO.—Gerardo Hernández, uno de los Cinco cubanos que permanecieron 16 años encerrados en una cárcel estadounidense por luchar contra el terrorismo, aseguró ayer que la traición nunca fue una opción para ellos.

 

No había opciones, o traicionabas o se­guías el camino que seguimos, y a nosotros nunca nos pasó por la mente traicionar, comentó Ge­rardo, quien visitó, por invitación del presidente Rafael Correa Ecuador, en compañía de sus compañeros de lucha Ra­món Labañino, René González, Antonio Guerrero y Fernando Gon­zález y de Orlando Cardoso, militar que es­tuvo casi 11 años preso en Somalia.

 

Estábamos cumpliendo una misión, y sabía­mos los riesgos que corríamos, pero sobre todo, sabíamos por qué los corríamos, aseveró Ge­srardo, en declaraciones a Prensa Latina.

 

Recordó que en el momento del arresto, el grupo estaba integrado por diez personas, pe­ro que como resultado de las presiones ejercidas por sus captores, cinco de ellas cedieron y decidieron colaborar con el FBI, mientras que a los restantes que se mantuvieron firmes los enviaron a una celda de castigo durante 17 meses.

 

Es durante ese tiempo que los Cinco deciden, en conjunto con los abogados asignados por el gobierno estadounidense, convertir el juicio en una denuncia de los planes terroristas que se fraguaban contra Cuba desde
te­rritorio norteamericano, y establecer la necesidad de su presencia allí.

 

A veces se habla en términos generales, pero esas misiones tienen nombres y apellidos, y tienen esencia específica, porque los explosivos estaban allí, los planes de poner bombas y de tumbar aviones estaban allí, y cualquiera que consulte la documentación original del proceso puede comprobarlo, afirmó Gerardo.

 

Durante el juicio, que se extendió por siete meses en medio de un ambiente politizado, la jueza federal Joan Lenard desoyó los argumentos de la defensa y de los testigos, entre ellos altos cargos militares estadounidenses, que aseguraban que los Cinco nunca pusieron en peligro la seguridad nacional del país norteño.

 

Ni siquiera hoy después de haber cumplido 16 años de prisión nos arrepentiríamos de haber dado un paso como ese, afirmó Gerardo.

 

Pero los Cinco tampoco olvidan a la gente que durante años se movilizó en el mundo entero para exigir su liberación, y por eso dedican ahora parte de su tiempo a agradecer personalmente esas muestras de solidaridad.

 

En Ecuador, por ejemplo, tuvieron la oportunidad de compartir con los grupos de solidaridad con Cuba, y las autoridades locales, incluido el presidente Correa, quien tras destacar su ejemplo de firmeza y dignidad, los calificó de héroes de la Patria Grande latinoamericana.