Crimen de Barbados, dolor intacto en la vida de Ileana Alfonso

En la vida hay momentos tan duros y difíciles que olvidarlos resulta casi imposible, así le sucede a Ileana Alfonso Valdés, quien el seis de octubre de 1976 perdió a su padre, víctima del horrendo Crimen de Barbados.

 

 

Ese día dejaron de existir físicamente las 73 personas a bordo de una nave de Cubana de Aviación, entre ellos Demetrio Alfonso González, que en ese momento ocupaba el cargo de presidente de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Esgrima.

 

Cuando ocurrió el sabotaje yo tenía 18 años de edad, comentó a la AIN Ileana, pero recuerdo aquel momento como si fuera hoy y duele mucho saber que los autores intelectuales no han sido juzgados por ese terrible hecho.

 

El Crimen de Barbados, acaecido hace 39 años, tuvo como cabecillas a los terroristas de origen cubano Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila (1926-2011), asalariados del imperio (EE.UU).

 

Acordarme de esa jornada me llena de tristeza, pero a mi progenitor lo recuerdo como una persona muy alegre y siempre que hago anécdotas de él, eso es lo primero que me viene a la memoria, declaró Ileana.

 

Era un hombre que apoyaba mucho a la familia, ya sea a sus hijas, esposa, padres y hermanos; en todo momento su presencia era motivo de alegría por el carácter tan simpático que tenía, de ahí que su pérdida sea tan dolorosa para mí, aunque hayan pasado tantos años de ese horrible asesinato, afirmó.

 

Cuando ocurrió ese vil sabotaje -dijo- mi papá contaba con 44 años de edad y había sido promovido al cargo de director nacional de deporte social, el cual no pudo desempeñar.


   Trabajadora en la Ciudad Deportiva, en La Habana, como especialista de la Dirección de Relaciones Internacionales del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), Ileana asegura orgullosa que esa profesión la eligió en homenaje a su papá.

 

Al referirse a ese tema, relata que antes de salir de viaje hacia Venezuela, Demetrio le pidió que estudiara la licenciatura en Cultura Física y ella lo complació, una decisión de la cual nunca se arrepintió.

 

En ese momento -dijo- estudiaba en el último año del Preuniversitario y siento que al tomar ese camino cumplí con mi padre, quien toda la vida fue un ejemplo para mí.

 

También se refirió a que la mejor manera de rendirles homenaje a las víctimas del Crimen de Barbados es recordar quienes fueron, tanto los atletas como los tripulantes en general del avión, para que sigan siendo referencia de las actuales generaciones de cubanos.

 

Entre los pasajeros que perecieron en el abominable atentado, se encontraban 24 integrantes del Equipo Juvenil de Esgrima de Cuba, los que compitieron exitosamente en el IV Campeonato Centroamericano y del Caribe de ese deporte, certamen en el que ganaron todos los títulos.

 

Esos jóvenes venían felices por sus éxitos y es doloroso que manos asesinas truncaran sus sueños de la manera más cruel, por eso no podemos cejar en este empeño de luchar para que se sepa la verdad y no prevalezca la injusticia, expresó la hija de Demetrio Alfonso.

 

El reclamo de justicia del pueblo cubano siempre ha sido constante y sistemático, y esa constituye una batalla de la que nunca debemos cansarnos, enfatizó.

 

Ileana afirmó que los familiares de las víctimas continuarán exigiendo que Luis Posada Carriles sea extraditado a Venezuela, para que pague por ese vil sabotaje y otros tantos que ha cometido.

 

Además, confirmó que estará presente en suelo venezolano este seis de octubre, para participar en el acto por los 39 años de ese horrendo suceso. Y es que desde el Aeropuerto de Maiquetía salió invicta la delegación cubana de esgrima, cargada de triunfos, medallas de oro y sueños, que se vieron truncados por el odio de gente salvaje e inescrupulosa.

Videos


Artículos Relacionados