Prepararse para el desbloqueo

¿Usted se ha puesto a pensar, qué sucederá en Cuba cuando finalmente se levante el bloqueo económico comercial y financiero que tanto daño ha causado a esta islita del Caribe y su pueblo?

 

Muchas veces pienso que un día de estos, el menos pensado, amaneceremos con la gran noticia para entonces comenzar a borrar unas historias y escribir otras. Ojalá sucediera de ese modo, pero soy conciente de que el bloqueo es un tema complicado y que depende de no pocas voluntades en el Congreso de Estados Unidos eliminarlo totalmente.

 

También conozco que el presidente Obama adopta paulatinamente medidas para flexibilizar algunas normativas incluidas en ese engendro, célebre entre los cubanos por su dimensión extraterritorial y su carácter cruel e inhumano, y que por primera vez Estados Unidos podría abstenerse en la ONU cuando Cuba, una vez más presente a finales de este mes el proyecto de Resolución contra el bloqueo.

 

Son aspectos que se conocen y difunden continuamente en los medios, sin embargo creo que ahora mismo lo más importante es estar preparado para asumir el desbloqueo y refundar una nueva Cuba más próspera: “Con todos y para el bien de todos” como invita desde su tiempo José Martí.

 

Precisamente ese fue uno de los temas más debatidos en el curso de postgrado Las relaciones Cuba-Estados Unidos, un antes y un después, que tuve la oportunidad y el privilegio de recibir la pasada semana en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, de la Habana.

 

Uno de los profesores del curso, Enrique Ubieta Gómez intelectual cubano y director hoy de la publicación La Calle del Medio enfatizaba una idea: que lo fundamental en ese nuevo escenario que se avizora es conservar y fortalecer el socialismo alternativo que se actualiza ahora en Cuba.

 

Nos ofreció algunas claves para continuar venciendo por ese precipicio en el que andamos millones de cubanos a pesar de los vientos terribles que azotan la Revolución desde hace medio siglo, y llamó a reconfigurar los pasos una vez el bloqueo quede sin efecto

 

Enrique Ubieta insistió en la importancia de fortalecer las instituciones, integrar de verdad al proyecto socialista a los trabajadores de la gestión no estatal, seducir a las nuevas generaciones con el imaginario de la memoria socialista y promover la cultura auténtica y el debate permanente.

 

Son tareas pendientes para encarar a Cuba sin bloqueo. Pensemos que se trata de una transformación que impactará en todos los ámbitos de la sociedad, comenzando por la economía.

 

En mi opinión lo que más preocupa de ese futuro es la juventud, son las nuevas generaciones encargadas de materializar los proyectos que pueden materializarse para cambiar la vida de los cubanos. ¿Cuánto hemos hecho para prepararlos política, cultural y espiritualmente para enfrentar con éxito el cambio? ¿Cuánto nos queda por hacer?

 

El tema suscita ahora más interrogantes que respuestas, pero se trata de un “momento apasionante el que nos tocará vivir cuando exista una Cuba sin bloqueo”, como bien subrayó el periodista Ariel terrero, director del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

 

Pienso que lo fundamental es ganar conciencia de la gran responsabilidad que tenemos por delante todos los cubanos en la construcción de un país en un nuevo escenario, sin perder de vista que lo esencial es preservar, a toda costa, las conquistas más nobles y hermosas del socialismo.

Videos


Artículos Relacionados

Variados