Pedro “Natilla” Jiménez, un pitcher para respetar

natilla1Nota del autor
Todos los años el municipio de Santa Cruz del Norte, en la provincia de Mayabeque, Cuba, le rinde un sencillo homenaje a Pedro Natilla Jiménez, auspiciado por el Instituto Nacional de Deporte y Recreación, INDER, de la localidad, teniendo en cuenta que Natilla, así a secas, fue un prominente pelotero de Cuba y América, nacido y desarrollado en Santa Cruz.

 


Esta distinción no va más allá de un breve peregrinaje a la tumba de Natilla y escuchar unas fugaces pero sentidas palabras de Elio Hernández Menéndez, santacruceño que ha devenido en historiador del béisbol de este municipio cubano.

 

 

Pero Elio es más que eso: fue amigo personal de Natilla y hoy lo es también de su hijo Pedrito. También Elio sobresalió como pelotero aficionado y siempre le gustó recopilar informaciones y estadísticas del béisbol más reconocido, en todas sus categorías.


La suerte está echada: la presente crónica se ocupará de narrar la vida de Natilla, dedicada casi por completo al béisbol. De tal suerte los más jóvenes tendrán la ocasión de adentrarse en esta fecunda existencia. Y los más viejos disfrutarán la oportunidad de abordar muchas páginas desconocidas u olvidadas.

Comencemos.

 

Capítulo I
¨Natilla¨ antes de 1936 en que le dio por ser pelotero.

El nacimiento de Pedro “Natilla” Jiménez  ocurrió el 23 de febrero de 1918 en una finca santacruceña conocida por ¨Echevarría¨, sita a unos 4 km al norte del casco urbano de Santa Cruz. Fueron sus padres Isidro Jiménez y Zenaida Díaz.


Pero su crianza tuvo lugar otros 4 km más allá, en el batey del Central ¨Hershey¨, poblado al que se mudaron unos pocos meses después para residir en una casa de la calle 8, que le fuera otorgada por la administración del ingenio a Isidro, su padre, de modo que viviera allí con su familia. Esto se llevó a efecto gracias a su condición de motorista de esa compañía azucarera.


Así Natilla fue creciendo como un niño de los tantos que jugaban y se divertían por las calles del batey. Sus amiguitos solían llamarlo ¨Pedrito¨.


Tuvo Natilla, a través del tiempo, tres hermanos, un varón y dos hembras, todos menores que él. El varón se llamaba Isidro, igual que el padre, pero todo el mundo lo conocía como El Chino atendiendo a sus facciones. Las 2 hembras se llamaron Regla y Carmen.


¿Por qué el sobrenombre de Natilla a Pedrito? Resulta que a Isidro, su padre, llegaron a decirle así sus compañeros de trabajo a causa de que, en cierta ocasión después de un descarrilo, se envió como de costumbre el tren de auxilio que reparaba los tendidos eléctricos y garantizaba la circulación de los trenes de carga y pasajeros, conocido por MX1, que Isidro mismo conducía como motorista. Almorzaron juntos y el menú lo recibían del hotel de Hershey. Ese día el postre era natilla, un típico plato de la cocina cubana. Isidro fue el primero en almorzar y dijo:


     —Está tan sabrosa esta Natilla que me la comería toda.
Y los demás trabajadores le cedieron su Natilla, 19 raciones que asimiló en pocos minutos. Isidro era un hombre de respeto y había que tener, en aquellos tiempos, mucho cuidado en ponerle un sobrenombre a ninguna persona mayor. Pero en recordación de aquella anécdota, con el tiempo comenzaron a llamarle Natilla al hijo mayor de Isidro, nuestro personaje de esta crónica.

 

En 1924, al cumplir los 6 años, matricula en la escuela pública, allí en el propio batey, para cursar la llamada primaria, condición que alcanzó en el curso de 1930-1931 sin bombos ni platillos. Desde ese entonces y hasta cumplir los 18 años, a finales de 1935, nuestro personaje se dedicó a ayudar a su familia en diversas labores, siendo las principales:


•    La venta de café colado a 3 centavos la taza, elaborado en su propia casa.
•    La repartición de cantinas de almuerzo y comida a los trabajadores que vivían en el propio batey, elaborado también en su casa.
•    Fue uno de los tantos caddies del campo de golf que existía en el batey, para cargar los implementos de jugar este deporte de origen escocés, muy practicado en los Estados Unidos, por cuya labor recibía algunas monedas.


Le gustaba la pelota y la practicaba integrando novenitas y participando en pitenes junto a sus amigos, una costumbre muy arraigada en la niñez y la adolescencia en Cuba. Esa práctica estaba más extendida en Hershey, y en todo Santa Cruz del Norte, por la influencia del exitoso equipo Hershey Sport Club (HSC), muy popular en esa zona.

 

1936: su primer año en el béisbol amateur.


En Hershey era costumbre practicar béisbol los martes y jueves y Natilla se integró a eso, como casi todos los muchachos de su entorno. Favorecía esta rutina la gran cantidad de terrenitos acondicionados y el hecho de que existía el equipo Hershey Sport Club, ya mencionado, que establecía la disciplina a todos los peloteros de entrenar esos dos días. Durante estas prácticas podían observarse los aspirantes más aventajados en cada posición, siendo elegido Natilla para integrar el Hershey…, componente de la Unión Atlética Amateur fundada en 1914.

Así Natilla hace su debut en este equipo el 10 de mayo de 1936, a los 18 años, ganando 7x2 al estelar equipo Teléfonos, su primer juego como lanzador, contribuyendo al triunfo su bateo de 4/3.


Este año 1936 tuvo Natilla una buena acogida por la prensa de la época, al que aclamaban como un desconocido llamado Pedrito Jiménez.

 

Otras victorias de Natilla en 1936 fueron:


1. El 24 de mayo le gana al fuerte equipo Yara, que representaba una sociedad de la Habana Metropolitana.
2. El 12 de julio vuelve a ganarle al Yara
3. El 26 de julio le gana al Atlético de Cuba
4. El 13 de septiembre derrota al Vedado Tenis Club


     En ese año 1936 perdió estos juegos:


1. Contra el Fortuna el 17 de mayo
2. Contra el Cubanaleco el 31 de mayo
3. Contra el Regla el 9 de agosto


En resumen ganó 5 y perdió 3, contribuyendo a que Hershey…quedara en el tercer lugar del campeonato.

 

1937: su segundo año en el béisbol amateur.


En 1937 Natilla continúa su carrera ascendente como lanzador y ese año obtiene 10 triunfos y una sola derrota.


Comentarios de la prensa de la época:


1. Natilla Jiménez está considerado hoy en día uno de los mejores de la campaña de 1937.
2. El equipo ¨Hershey Sport Club¨ quedó en el segundo lugar, perdiendo el primero en un final dramático (casi ¨de película¨) contra el ¨Regla¨, que sirvió para que el ¨Fortuna¨, al derrotar al ¨Yara¨ en el segundo encuentro, obtuviera el triunfo definitivo en la contienda de 1937.


Natilla también se destacó en el béisbol por su bateo. En aquel entonces no existía, como hoy en Cuba, el bateador designado. Muchas veces Natilla lanzaba y lo situaban en el cuarto turno del orden al bate. Esa era una cualidad adicional de este atleta. Existieron muchas oportunidades donde Natilla decidió juegos por sus grandes batazos. Citaremos estos pocos ejemplos:
•    El 20 de marzo de 1944, contra el Stany de Cienfuegos, le disparó 3 batazos descomunales al estelar Conrado Marrero.
•    En 1943, en la Serie Mundial de ese año sale a batear por Francisco Chito Quicutis, un profesional de fama, y Natilla conectó una línea buena para un doblete.
•    En un juego contra Regla conectó dos jonrones, lanzando un pitcher de apellido Corvo.

Videos


Artículos Relacionados