Autoestima contra el cáncer de mama

En los últimos dos años en Jaruco se mantiene en cero la mortalidad por cáncer de mama, de ahí que este no constituya un problema de salud en el municipio. Sin embargo en el territorio más de medio centenar de mujeres viven con ese padecimiento, y lo hacen con calidad, en su mayoría.

 

Casi siempre cuando se menciona el cáncer de mama, se insiste en las maneras de diagnosticarlo y evitarlo, en tanto la forma de sobrellevar el padecimiento desde el punto de vista psicológico va quedando en un segundo plano.

 

Si se tienen en cuenta las implicaciones que tiene la enfermedad para la mujer desde el rol que esta desempeña en la familia y en la sociedad, el asunto requiere un análisis más profundo. En esa cuerda están los especialistas de Jaruco, municipio reconocido por las pesquisas activas desarrolladas en la última década para detectar y tratar de manera oportuna cinco tipos de tumores malignos, entre ellos el de mama.

 

Sondeando publicaciones especializadas sobre el tema, hallé una investigación muy reciente, de 2014, que enfoca la enfermedad desde la psicología, cuyo autor es el doctor Ovidio Martínez Brito, Licenciado en Psicología, Máster en Psicología Clínica y profesor Asistente.

 

Según el doctor Martínez, “muchas mujeres ante el diagnóstico de cáncer de mama no aceptan la enfermedad, muestran inconformidad, rechazo, ira, temor o desesperanza. A esto se suma la preocupación de la transmisión hereditaria a los hijos, el miedo a la muerte, los dilemas relacionados con el trabajo, los cambios en la interacción social, las amenazas del bienestar espiritual, la pérdida de la esperanza, la incertidumbre sobre el futuro”.

 

Para la investigación fue seleccionada una muestra de 30 mujeres mayores de sesenta años de edad y tras la aplicación de varios instrumentos se concluyó que más del sesenta por ciento de las féminas encuestadas tiene la autoestima muy baja.

 

Apunta el estudio que, “La mayoría de las mujeres estudiadas presentan un estilo de afrontamiento con tendencia al desgaste emocional, lo que genera la aparición de estados emocionales negativos y no representa un estado constructivo para el enfrentamiento a la enfermedad”.

 

El doctor Ovidio Martínez concluyó en su investigación, que “La autoestima en las mujeres con cáncer de mama del Consejo Popular Jaruco, se encuentra afectada y el estilo de afrontamiento que predomina es el centrado en la emoción”.

 

Teniendo en cuenta ese resultado, en la Clínica de salud Mental del municipio se trabaja en pos de elevar la autoestima de las pacientes, elemento clave  para hacer más efectivos los tratamientos y la rehabilitación.


Conozco a una mujer de poco más de cuarenta años de edad de Jaruco que vive con cáncer de mama y con una radical hecha desde hace más de seis años. Ella trabaja en la agricultura, la ganadería y encima hace las tareas domésticas y ayuda con los nietos. La medicina que la curó, según afirma es la alegría, la esperanza y sobre todo saber que está viva.

 

Sin dudas, como sugiere el doctor Ovidio una buena terapia psicológica ayuda tanto o más que los medicamentos, las cirugías o quimioterapias en la evolución satisfactoria del cáncer de mama, una enfermedad que puede ser hereditaria, pero en muchos casos puede evitarse eliminando el alcohol, el cigarro y otros estilos de vida inadecuados.

Videos


Artículos Relacionados

Variados