El Terrorismo no pasa de moda

El terrorismo no pasa no pasa de moda y estar conciente de lo tangible de esa frase estruja el corazón. La noticia de los atentados en Paris el pasado viernes 13 de noviembre se convirtió en un virus y se multiplicó en las publicaciones de todo el mundo. 

 

Los actos que aterrorizaron a los franceses en la también conocida Ciudad Luz, subrayan que el terrorismo es un mal con raíces hondas, enfermas y al parecer difíciles de extirpar, 129 fallecidos y casi 400 heridos constituyen el saldo doloroso de las acciones perpetradas en seis sitios públicos, entre ellos la sala de espectáculos Bataclan y el Estadio de Francia.

 

De los hechos se derivó un estado de emergencia en el país y una operación policial que marchó rápido y según las informaciones con buenos resultados, pues hasta ahora lograron detener a los principales actores de los atentados.

 

También se han publicado historias conmovedoras de algunos testigos que lograron sobrevivir al horror de aquella noche. Se habla de un niño chileno de cinco años que se escondió y milagrosamente salvó la vida en el concierto de la sala Bataclán, sin embargo su madre y su abuela no corrieron la misma suerte.

 

Julien Pearce, un reportero de radio que asistió al concierto de Eagles of Death Metal, contó dijo que los dos sujetos armados que ingresaron a esa misma sala cultural  comenzaron a disparar contra los asistentes. Agregó que eran muy jóvenes y parecían muy calmados, pero determinados a asesinar a los asistentes al concierto de la banda de rock estadounidense. "No gritaron nada. Estaban disparando contra personas en el piso".

 

Isobel Bowdery, una joven sudafricana de 22 años, también narró en la red social Facebook su terrible experiencia.  “Me hice la muerta, dijo. Me quedé inmóvil durante una hora, sin moverme, sin ni siquiera respirar. En aquellos momentos solo pensaba en las personas a las que amo, pensaba en el modo de decirles que les quiero. Era solo una fiesta del viernes, un concierto de rock en el que la gente se divertía, bailaba, cantaba y era feliz. Nunca piensas que una cosa así te pueda ocurrir a ti."

 

Triste es que cosas así continúen ocurriendo en el mundo, pero lo más doloroso es que cuando suceden hechos similares en el mundo árabe, las noticias no sudan el dolor y la tragedia, la conmoción pierde el significado.

 

En ese punto reflexiono sobre la manera en que surgen y se consolidan las organizaciones y grupos terroristas en el mundo y pienso otra vez en Eduardo Galeano, el gran escritor uruguayo.  

 

Escribió Galeano: “Susan Abdallah, palestina, conoce la receta para fabricar un terrorista: Despójelo de agua y de comida. Rodee su casa con armas de guerra. Atáquelo por todos los medios y a todas las horas, especialmente en las noches. Demuela su casa, arrase su tierra cultivada, mate a sus queridos, especialmente a los niños, o déjelos mutilados. Felicitaciones: ha creado usted un ejército de hombres-bomba.”


Si así se construye un terrorista, ¿qué depara el futuro? Saque usted sus propias conclusiones.

Videos


Artículos Relacionados

Variados