Enrique Molina: “Cada personaje es volver a empezar”

“Cuando leí el guión me di cuenta que interpretaría a un personaje sin nada que ver con las cosas antes hechas por mí. Era algo totalmente nuevo , un tipo bien fuerte, un capo de ahora, a lo cubano”.

 

Enrique Molina, habla sobre su personaje de El suave en la nueva entrega cinematográfica de Gerardo Chijona, La cosa humana, pieza que formará parte del cartel cubano en inminente 37 edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

 

Cuando pareciera que en una carrera tan vasta como la suya ya todo está hecho, el versátil actor continúa sorprendiendo a sus admiradores en Cuba y el mundo con roles diferentes, aceptando nuevos retos.

 

“Creo que esta es ya como mi cuarta o quinta película que hago con Chijona. Un día me ofrece el personaje llamado El suave, pero que de suave no tiene nada. Es un capo, el jefe de una pandillita de delincuentillos, porque no son grandes delincuentes tampoco, y quiere que yo lo interprete, explicó Molina sobre su llegada a La cosa humana.

 

“El personaje ha tenido sus complejidades porque no podía hacerlo de manera esquemática, tenía que ser convincente. Empezamos a trabajar y creo que está ahí, que salió. Hay que esperar ahora para ver qué piensa el espectador”, continuó el actor.

 

Sobre el trabajo con Chijona argumentó que es un director de detalles, por ello se realizaron largas sesiones de trabajo y preparación de los actores antes de iniciar el rodaje.

 

“Eso es esencial para nosotros. Pienso que ir a grabar una escena de manera improvisada siempre trae sus riesgos. Soy de los que piensa que un actor, en primer lugar, necesita que se le dirija”, afirmó Molina.

 

Sobre su vínculo con actores jóvenes como Carlos Enrique Almirante y Héctor Medina, quienes interpretan personajes muy relacionados con El suave en el filme, Molina comentó su gran placer de compartir escena con ellos.

 

“Cada vez que me entregan un personaje es como si fuera descubriendo un mundo nuevo. Para mí es casi volver a empezar. Y en compañía de jóvenes ocurre eso, sobre todo con los que realmente tienen interés, son disciplinados y respetuosos con el trabajo de los demás.

 

“La película es una cosa rara -explicó el Silvestre Cañizo de la memorable telenovela Tierra Brava- porque está clasificada como una comedia, pero policíaca, cruel y que maneja el humorismo de manera delicada. Es un humor demandante de concentración en la cinta, en los textos. Tener también un poquito de conocimiento y de cultura para entenderlo.

 

Luego de participar en disímiles filmes de Gerardo Chijona : Un paraíso bajo las estrellas (1999), Esther en alguna parte (2013), La cosa humana (2015) y otras, Enrique Molina volverá al cine de la mano del experimentado director en Los buenos demonios, un nuevo largometraje en el que ya se está trabajando.

 

Al versátil intérprete también lo veremos pronto la telenovela cubana Latidos compartidos, actualmente al aire cada martes, jueves y sábado por la señal de Cubavisión.

 

“Debo aparecer por el capítulo 24 o 25 y ya me estoy leyendo el guión de otra telenovela cuyos ensayos previos a las grabaciones están cercanos. Se va a llamar En fin, el mar y en ella interpretaré al patrón de un barco pesquero, pues la historia se desarrolla en un pueblo de pescadores”, comentó.

 

Además, sus conocimientos cinematográficos, obtenidos durante una carrera esencialmente autodidacta, han sido requeridos en la próxima edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, ya a las puertas, donde formará parte del jurado que premiará la mejor película dirigida por mujeres, de las presentadas este año a concurso.

 

“También destacaremos al director que aborde de una mejor manera la temática de género en su historia”, aseguró Molina, muy motivado ante este rol de jurado que, junto a El suave, sumará nuevos retos a su fructífera trayectoria.

 

(Con información de Agencia Cubana de Noticias)

Videos


Artículos Relacionados