La música en Mayabeque

Dicen que la música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido. Y es cierto, así se evidencia en la historia de Mayabeque, una tierra de música y de músicos, cuna de grandes compositores e intérpretes, en cuyas piezas se combinan lo folclórico y lo clásico, lo tradicional y lo contemporáneo con una mezcla perfecta de rimas, melodías y acordes.

 

 

Del pentagrama de Mayabeque sobresale la mundialmente conocida La Conga de Jaruco, del compositor Ernesto Vázquez Visozo, que en este 2015 arribó a sus ochenta años de creada.

 

Y cuántos cubanos y extranjeros han llenado los salones para disfrutar de los danzones El barbero de Sevilla y Ojos triunfadores, del danzonete Rompiendo la Rutina y las composiciones para piano Tres lindas cubanas, del santacruceño Antonio María Romeo, miembro de una consagrada y reconocida familia musical que prestigió los auditorios más importantes de Cuba y el mundo.

 

Pero, también distinguen el panorama musical y bailable de Mayabeque, el contagioso ritmo de los Tambores de Bejucal, una agrupación popular en el género de las congas callejeras; y el singular compás de los toques de percusión de Tata Güines. Tras su muerte en dos mil ocho cobró más vigencia la frase que por muchos años lo acompañó: “… Es la tumbadora hecha alma y sabor… ”

 

Y si habláramos del panorama musical de Mayabeque no podemos dejar de mencionar a artistas emblemáticos como Odilio Urfé, Arístides Fernández, Arsenio Rodríguez, Mirta Cerra, Vicentina Antuña y al Maestro Alberto Pantaleón, junto a muchos otros creadores de un mundo fascinante y dinámico de pautas  y composiciones  musicales.

Videos


Artículos Relacionados