Ecos del 17 de diciembre de 2014

El 17 de diciembre de 2014 se auguraba como una jornada casi idéntica a las demás en la redacción informativa de Radio Jaruco y en Cuba, pensé también. Pero las noticias que comenzamos a leer en diferentes publicaciones digitales del mundo se mostraban como la punta del iceberg que nos vendría encima en la mitad de aquel mismo día.


Se hablaba de la liberación del contratista norteamericano encarcelado por actividades subversivas en Cuba, Alan Gross, como resultado de un canje por tres de los antiterroristas cubanos que permanecían encarcelados injustamente en Estados Unidos desde  1998, Gerardo Hernández Norelo, Antonio Guerrero Rodríguez y Antonio Labañino Salazar.

 

En esos momentos se encontraban ya en la Isla René González Sewerert y Fernando González Llort, tras cumplir íntegramente sus condenas en la nación norteña.

 

Aunque sospechábamos que lo del intercambio no era explícitamente como lo difuminaban los medios, presentí que había algo de cierto en el regreso por tanto tiempo esperado de los tres héroes de la Isla secuestrados por más de 16 años en prisiones norteamericanas.

 

Fue la amiga argentina radicada en Estados Unidos, Alicia Jrapko del entonces denominado Comité Internacional por la Liberación de los Cinco, quien desde California me envió en una sola palabra la confirmación de la hermosa realidad: ¡Síííííííí!

 

Pero las emociones esperarían para estallar a las doce del día cuando escuchamos la alocución especial del presidente Raúl Castro al pueblo de Cuba:

………. “Resultado de un diálogo al más alto nivel, que incluyó una conversación telefónica que sostuve ayer con el Presidente Barack Obama, se ha podido avanzar en la solución de algunos temas de interés para ambas naciones.

Como prometió Fidel, en junio del 2001, cuando dijo: ¡Volverán!, arribaron hoy a nuestra Patria, Gerardo, Ramón y Antonio.”

 

En aquellos instantes la emoción fue indescriptible, el mundo se hubiese derrumbado alrededor nuestro, tal y como sucede con el primer beso de amor, y no nos hubiéramos dado cuenta.

 

Luego de ese impacto “nuclear”, pasamos a escuchar atentamente la segunda y no menos importante noticia del día: el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos: “Igualmente, hemos acordado el restablecimiento de las relaciones diplomáticas”.- dijo Raúl en aquel discurso inolvidable que devino virus en los medios de todo el planeta por muchos días más.

 

Hoy confieso que fue algo que pasó por delante de nosotros con el mismo brillo esperanzador que tejen los fuegos artificiales en el cielo. Así también asimiló la información nuestro pueblo en la primera lectura, hasta que el tiempo nos devolvió, a casi todos, la lucidez que perdimos momentáneamente.

 

Lo más lindo de aquel 17 de diciembre memorable ocurrió en la noche cuando se transmitieron en la Televisión Cubana las imágenes de Gerardo, Antonio y Ramón en el instante de su llegada a la Patria.

 

Pero lo que nos hizo bailar en un solo pie a todos los cubanos fue descubrir el vientre enorme de Adriana Pérez, y saber que Gema recibía el primer abrazo de su padre, nuestro querido Gerardo, como una bendición que sellaba la más publicitada y conmovedora historia de amor de los últimos tiempos.

 

En ese momento no sospeché que en menos de tres meses yo también abrazaría a Gerardo en Radio Jaruco, el mismo lugar donde llené de batallas y esperanzas tantas hojas en blanco y desde donde aprendí de los Cinco a creer en la esperanza.

 

A un año de aquellos sucesos, la Historia de Cuba se sigue escribiendo en medio de un escenario bien complejo. El bloqueo y la base naval de Guantánamo continúan entorpeciendo el viaje largo y difícil que supone el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos.

 

En la Isla se lidia con no pocos tropiezos para transformar la economía y conquistar un futuro próspero para la nación. Pero ahora, estamos mejor acompañados en la búsqueda de esa utopía posible porque a nuestro lado, hombro con hombro están Gerardo, Ramón, Fernando, Antonio y René. Es el mejor aliento para no renunciar.

Videos


Artículos Relacionados