Crece cuatro por ciento economía cubana

La Habana, 21 dic (PL) La economía cubana creció un cuatro por ciento en 2015, a pesar de los efectos del bloqueo de Estados Unidos y las restricciones financieras, según se informó en una reunión del Consejo de Ministros reseñada hoy por el diario Granma.

 

EL dato fue aportado por el ministro de Economía, Marino Murillo Jorge, quien señaló que el resultado fue posible porque se logró disponer de anticipos de liquidez, contrataciones adelantadas de los créditos y de su ejecución.

 

Añadió que también hubo una tendencia a la baja en los precios de las importaciones.

 

Respecto a la producción material, explicó que incrementa su participación porcentual en el Producto Interno Bruto (PIB) de 59,3 en el 2014, a 61,1 este año.

 

Todos los sectores productivos crecen respecto al año anterior, aunque la agricultura, la industria azucarera, la construcción, el transporte, el almacenamiento y las comunicaciones incumplieron lo que estaba planificado, precisó

 

En el caso particular de la agricultura, la ganadería y la silvicultura, el crecimiento fue de 3,1 por ciento, sin embargo estuvo por debajo del plan en un dos por ciento, fundamentalmente por la producción de hortalizas, tabaco, leche y arroz.

 

Mientras, la industria azucarera aumenta un 16,9 por ciento, aunque incumple lo previsto en un 5,3 por ciento a causa de los bajos rendimientos y el aprovechamiento de la capacidad industrial, motivado, entre otros asuntos, por deficiencias organizativas.

 

Sobre la actividad de la construcción, se informó que esta creció un 11,9 por ciento, pero sin llegar a cumplir el plan en un ocho por ciento y entre los motivos para ello se destacó la deficiente preparación técnica de las inversiones.

 

En la reunión se aprobó el Plan de la Economía para 2016, en el que se ha previsto potenciar al máximo sus reservas internas y dirigir los recursos hacia aquellas actividades que garantizan exportaciones y sustitución de importaciones, según se explicó.

También priorizar las inversiones de continuidad y crecer en las del sector productivo que generen ingresos externos, las de infraestructura y de sectores estratégicos.

 

Para 2016 se garantizarán los servicios sociales básicos (Educación, Salud) en niveles similares a los de los últimos años, se priorizará la sostenibilidad de la generación eléctrica y se trabajará para mejorar la eficiencia en el uso de los portadores energéticos.

 

Ese plan será presentado en el período ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, convocada para el 29 de diciembre.

 

Respecto al presupuesto del Estado, la ministra de Finanzas y Precios, Lina Pedraza Rodríguez, dio a conocer el comportamiento del ejercicio fiscal durante el año, cuyo déficit se estima en un 5,7 por ciento del PIB, de un 6,2 previsto en la Ley del 2015.

De acuerdo con la titular, los ingresos y los gastos dieron respuesta a los niveles de actividad que demandó la economía, no sin tensiones presupuestarias.

 

Por su parte, la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González Fernández, presentó una evaluación sobre la aplicación de nuevas formas de pago en el sistema empresarial.

 

Sobre el tema se señaló que a más de un año y medio de su implementación, la Resolución No. 17 ha favorecido el aumento del salario de los trabajadores, asociado al incremento de la eficiencia, el aprovechamiento de la jornada laboral y la disminución de gastos y costos.

 

Según se informó, al concluir los primeros seis meses del 2015 la productividad del trabajo se incrementó en un 30 por ciento respecto a lo planificado, mientras el salario mensual por trabajador ascendió a 696 pesos, que representa un crecimiento del 12 por ciento comparado con el plan.

 

Además, las empresas con pérdidas se reducen de 245 al cierre del año pasado a 64 en el primer semestre de este y se mantiene la tendencia a la disminución del número de las que pagan salario sin respaldo productivo, de 238 en el 2014 a 99 en la primera mitad del presente ejercicio.

 

La ministra reseñó que a partir de informaciones recibidas acerca de algunas preocupaciones por la aplicación de los sistemas de pago, en especial de trabajadores del Turismo, se realizó un análisis con los organismos, organizaciones superiores de dirección empresarial y consejos de la administración implicados.

 

El nuevo acercamiento al tema demostró que los problemas estuvieron asociados, sobre todo, al incumplimiento de los indicadores directivos, deficiencias en la elaboración del plan, errores en la planificación del fondo de salario, retraso en el arribo de materias primas, roturas de equipos y la no aplicación de lo que está regulado para las interrupciones laborales.

 

En este punto, el presidente Raúl Castro enfatizó en la necesidad de medir con exactitud el impacto que pueden tener medidas de carácter estratégico, como es el caso del salario de los trabajadores.

 

Hay que tener en cuenta la diversidad de las cuestiones, pues lo que se aprueba es para implementarlo en todo el país y no es igual lo que sucede en un territorio u otro, recalcó.

 

Las instrucciones no se pueden quedar arriba. Tenemos que llegar hasta la base, tocar con las manos las insatisfacciones, escuchar las opiniones y no esperar a que los problemas nos sorprendan, puntualizó.

 

También reiteró la importancia de la capacitación de los implicados en cualquier medida que se tome, para lo cual debe dedicarse todo el tiempo que sea necesario.

 

Otro tema analizado en la reunión fue el fuerte impacto de la sequía, sobre la cual la presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Inés María Chapman Waugh, explicó que a diferencia de otros periodos, el actual afecta sensiblemente el abasto de agua a la población y al sector agrícola en todo el país.

 

Ejemplificó que al cierre de la primera quincena de diciembre, los datos mostraban que en el 47 por ciento del territorio nacional se registraron bajos índices de precipitación.

 

Hizo hincapié en la ineficiencia de la distribución del agua, cuyas pérdidas anuales se estiman en tres mil 400 millones de metros cúbicos, de ellos el 55 por ciento en la agricultura, el 29 por ciento en los acueductos (incluyendo las pérdidas en el interior de las viviendas) y el 15 por ciento en los canales magistrales.

 

Ante estos problemas, se anunció entre las medidas que se toman a corto plazo: actualizar los recursos hídricos aprovechables y disponibles, a partir de la incidencia del cambio climático, y prever el financiamiento para la campaña de lluvia artificial a partir de abril del 2016.

 

También instalar sistemas de riego con eficiencia de un 85 por ciento inicialmente en cuencas que están en estado desfavorable y crítico, así como reordenar el servicio de distribución de agua potable mediante carros cisternas con la calidad sanitaria requerida.

 

Además, se incrementará de forma progresiva la cobertura hidrométrica (medición del agua) y el uso de la tarifa para el sector estatal y residencial metrado, como herramientas para regular el uso eficiente del recurso.

 

Chapman Waugh señaló que se continuará la construcción de trasvases, se invertirá en plantas potabilizadoras, se desalinizará el agua de mar con el uso de energía renovable y se captarán aguas subterráneas profundas, a partir de estudios realizados en varias zonas.

Videos


Artículos Relacionados