Rectificar a tiempo se impone

El nombre de Dayron Robles viene ligado a su título olímpico de Beijing 2008 y al tiempo en que fue poseedor del record mundial absoluto de los 110 con vallas, con 12, 87 segundos, además de que fue campeón del mundo al aire libre y bajo techo.

 

Más tarde se supo que el cubano participó en un mitín atlético en la ciudad italiana de Turín representándose a si mismo, y ahí comenzaron una serie de desagradables desencuentros entre el mencionado vallista y Alberto Juantorena, presidente de la Federación Cubana de Atletismo.

 

A Dayron no se le daba permiso para competir internacionalmente por club o país alguno, y así pasaron los meses declaraciones más o menos y llegamos al pasado miércoles cuando el entrenador personal de Dayron Robles, Santiago Antúnez, considerado por la IAFF en 2010 como el mejor del mundo, ofreció una entrevista al periodista Normando Hernández, de la emisora de radio CMCHW de Santa Clara.

 

Antúnez afirma que está junto a Dayron entrenando en la hierba, fuera de los estadios y a disposición del país, y asegura además que el vallista no tiene contrato o convenio firmado con ninguna otra nación y que quiere representar a su patria.


Luego de esta noticia, el Comisionado Nacional de Atletismo Jorge Luis Sánchez, rechazó enérgicamente las declaraciones de Antúnez y el regreso de Robles a las pistas cubanas, y cito“…La posición de la comisión es la misma que hace unos meses dio a conocer Juantorena, ni Dayron ni su entrenador están autorizados a intervenir en competencias oficiales en Cuba ni fuera de esta representándonos, y tampoco a entrenar en alguna de las instalaciones pertenecientes al INDER”, agregó el directivo, quien insistió en que no habrá cambios en tal sentido.

Hasta aquí todo el asunto, pero lo que verdaderamente me deja atónito y no alcanzo a entender por más vueltas que le doy es la negativa a dejarle entrenar en cualquiera de las instalaciones deportivas del INDER, por favor, ¿estamos acaso ante un destierro deportivo? En nuestro país no existen campos privados, todos los estadios pertenecen al INDER sean o no de atletismo.

Entiendo que quizás Dayron Robles tomó una mala decisión tras un mal año 2012, donde fue perseguido por las lesiones y la crítica de una parte del público cubano, entiendo que se pudo haber equivocado exhibiéndose en el extranjero pero de ahí a no permitirle entrar si quiera a darle dos vueltas a la pista de la Ciudad Deportiva o el Estadio Panamericano va un mundo.

Digo más, la medida me parece absurda por completo, estamos hablando de un deportista que está ahora en Cuba, que no abandonó nunca a su delegación en ningún evento, que nos representó dignamente por años en los más grandes certámenes del planeta tierra donde puso en lo más alto las cuatro letras del país. Si cometió errores, que los pague, si está arrepentido que lo admita, –(aunque el hecho de volver y desear competir es un reconocimiento de su error)- pero para nada condenarlo como un vil paira.

Lo más sensato sería ahora que ambas partes pudieran conversar de frente y sin rodeos, y tratar de acercar posturas definitivas sobre este particular que ha tenido en vilo a buena parte de la afición deportiva cubana durante meses. Hacerlo así sería ejemplar y de acuerdo a lo que nos tiene acostumbrado nuestro gobierno revolucionario.

Estamos a tiempo de rectificar, ojalá en la Comisión Nacional de Atletismo y en la Federación Cubana quede algo de sentido común, o al menos que se diga públicamente porqué la dureza de estas medidas contra quien es quizás el mejor vallista de todos los tiempos.

Videos


Artículos Relacionados