Los Jaruqueños le piden a 2016

Por estos días las calles de la Ciudad Condal de Jaruco están más agitadas que nunca, las imágenes de estas jornadas de diciembre muestran a cientos de transeúntes que andan de aquí para allá preparando los festejos de fin de año y de año nuevo.

 

En medio del ajetreo esta reportera dialogó con algunos jaruqueños quienes amablemente  compartieron con los seguidores de este sitio web sus anhelos para el 2016.

 

María Teresa Sánchez: “Me gustaría celebrarlo en la casa con toda la familia reunida y disfrutando de nuestro menú tradicional: yuca con mojo, congris, plátano a puñetazo y el cerdo asado. Cuando llegue el primero de enero decir una vez más ¡Viva Cuba y la Revolución!
¡Ah! Y como persona vieja que soy tirar el cubo de agua para la calle a las doce de la noche.”

 

Leonel López: “Mucha felicidad. Vivir lo mejor posible, querernos más. Creo que eso es lo más importante.”

 

Eduardo Rodríguez: “Seguir desarrollando nuestra economía que el 2015 cerró con un crecimiento del 4 % del Producto Interno Bruto. Y bienestar para todos.”

 

Ramón Peña Delgado: “Para todos los cubanos muchas cosas buenas. Mucha salud, alegría, armonía, bienestar y sobre todo mucho AMOR.”
María Luisa Hernández: “Yo quisiera que haya más unión entre los miembros de la familia y reunirse siempre que pueda, ayudarse todos los días del año, y sobre todo dejar a un lado el rencor.”

 

El 2016 será para los jaruqueños otro año de metas por cumplir.

 

Yulia E. Pérez Sánchez: “Para el 2016 espero que se dupliquen las alegrías. Que nuestra joven provincia siga creciendo y aumente sus resultados en la salud, la educación, el transporte y la agricultura.”

 

María Teresa Sánchez: “Sugiero que nos tracemos metas en el trabajo, en el hogar y en las relaciones sociales. Con empeño, dedicación y esfuerzo todo es posible. Y seguir siempre caminando hacia el futuro.”

 

Muchas son las sorpresas que los jaruqueños reservan para los festejos de fin de año y de año nuevo, pero de lo que si estoy convencida es que no faltarán las reuniones de familias, la quema del muñeco que simboliza el año viejo, la buena música cubana, el brindis de media noche, el inigualable sabor de los platos típicos y el cálido abraso de los vecinos y los seres queridos, para cerrar con broche de oro el 2015.

Videos


Artículos Relacionados