Invierno pasado por agua

Las predicciones del Centro del Clima del Instituto de Meteorología que sugerían una temporada invernal con acumulados de lluvia por encima de lo normal en casi todo el archipiélago cubano se vienen cumpliendo hasta ahora, al registrarse durante el bimestre noviembre-diciembre un promedio na­cional de 179 milímetros, valor que representa el 158 % de la media histórica de esa etapa.

 

Según refleja el boletín hidrológico correspondiente al último mes del calendario, con­­feccionado por el Servicio Hidrológico Na­cional de la Dirección de Uso Racional del Agua del Instituto Nacional de Recursos Hi­dráulicos (INRH), las tres regiones del país sobrepasan sus reportes habituales, mientras el número de municipios con esa condición alcanza la cifra de 148.

 

Visto de manera separada, en la zona occi­­dental cayeron en los dos meses mencionados 175 milímetros (181 % de lo usual­­mente esperado), en tanto en el centro precipitaron 183,8 mm (201 %), y en oriente, 176,9 (116 %).

 

Al cierre de diciembre los 242 embalses administrados por el INRH acumulaban 4 823 millones de metros cúbicos de agua, equivalente al 53 % de la capacidad total, con una porción utilizable de 4 142 millones de m3 (49 %).

 

Si bien ese volumen es inferior al promedio para la época en 1 367 millones de m3, significa un aumento de 109 millones en com­paración a lo retenido al finalizar no­viembre.

 

Las presas de las provincias de Las Tunas y Santiago de Cuba son las que tienen la si­tuación más crítica, pues solo acumulan el 19 y el 20 %, respectivamente, del nivel de agua aprovechable.

 

Igualmente de las 15 cuencas de abasto a las principales ciudades y polos tu­rísticos, diez se encuentran en estado normal (tres bajando y siete subiendo), cuatro tramos en el rango desfavorable, y uno en condición crítica subiendo.

 

Este invierno más pluvioso de lo acostumbrado (enero va por el mismo camino) responde a las anomalías que ya empiezan a manifestarse en el estado del tiempo de nuestra área geográfica, debido a la presencia de un evento El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) con rango de fuerte en el océano Pacífico ecuatorial, las cuales pueden acentuarse en los meses de febrero y marzo.


Por Orfilio Peláez | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados

Variados